Como se ha mencionado anteriormente, el 6 de diciembre de 1940, el general Alfred Jodl, Jefe de Estado Mayor del OKW ordena a su adjunto, el general Warlimontt, confeccionar la Directiva que se va a presentar a Hitler.

Toda la base de planeamiento del general Marcks y las correcciones hechas por Paulus (especialmente las de este ultimo) son las que se plasman en la Directiva número 21. Seis días más tarde, la Kriegsmarine hará llegar un informe reiterativo sobre la peligrosidad de abrir un segundo frente, cuando aún se está en el punto álgido de la guerra con Gran Bretaña. Una vez más caerá en saco roto.

El día 17 la Directiva llega a manos del Führer. Hará este un par de modificaciones: de los dos grupos de ejército (Heeresgruppen) al norte de los pantanos del Pripyat, estos son los grupos Norte y Centro de von Leeb y von Bock, respectivamente, el primero tendrá que tomar Leningrado y Kronstadt (base de la Flota soviética del Báltico). Sólo después de acometer estos objetivos se reemprendería la ofensiva hacia Moscú. Este será un punto de discordia entre parte del generalato y Adolf Hitler, quien no considera Moscú como un objetivo necesario, sino condicionado a la buena conducción de la campaña.

Al siguiente día, 18 de diciembre de 1941, la Directiva número 21 es firmada bajo el nombre en clave de UNTERNEHMEN BARBAROSSA. Hitler, admirador de Federico “Barbarroja”, primer emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico, usará su apelativo para su gesta militar más ambiciosa. Así 7 meses más tarde y sin remisión dará comienzo la campaña más devastadora de la historia; una campaña que cambiará radicalmente el curso de los acontecimientos europeos para siempre.

Los papeles de Rumanía y Finlandia quedan asimismo definidos en el documento como aliados del III Reich. La diplomacia alemana, una vez que se levante el secreto, invitará a otros países  a participar: Suecia, Hungría y Eslovaquia.

Es el momento de desmentir alguno de los mitos que sobre la campaña en el “frente ruso” existen en Occidente.

1.- Durante la fase inicial de la campaña, el objetivo es la destrucción de las fuerzas soviéticas dislocadas en las regiones occidentales de la URSS. No se debe permitir su escape hacia el este.

2.- En segunda instancia, alcanzar una línea de territorio desde donde la VVS (Voenno Vozdushnye Sily-Fuerza Aérea Roja) no sea capaz de violar las fronteras del Reich.

3.-Llegar a la línea río Volga-Arkhangelsk (Arcángel), desde donde la Luftwaffe tenga bajo su radio de acción a la industria de Stalin más allá de los Urales.

El plan es ciertamente arriesgado y se basa en la presunción de un Ejército Rojo mal motivado y dirigido, como se ha demostrado en el conflicto ruso-finés, Guerra de Invierno 1939-40. Se confía en el colapso del aparato militar y consecuentemente en la caída del régimen de Stalin. Como afirma Adolf Hitler: “bastará con dar una patada a la puerta del granero para que todo el edificio de venga abajo.”.

Por lo tanto, la campaña se planea de corta duración e intensa, con la participación de 4 cuñas acorazadas potentes que cercarán y destruirán el despliegue militar adversario. El futuro demostrará lo equivocado de estas premisas. Aunque no se equivocará al afirmar “El mundo contendrá el aliento cuando Barbarroja se ponga en marcha”.

Ya en el plano púramente militar, el Grupo de Ejércitos Sur deberá atacar en dos ejes, uno hacia Kirovograd y otro hacia Kiev. El Grupo de Ejércitos Centro aprovechará el saliente de Bielostok para un doble envolvimiento y el Grupo de Ejércitos Norte se dirigiría a Kaunas (Kovno), a través del río Divina hacia el lago Pskov. En el frente de Finlandia, la Directiva espera que los fineses ataquen a izquierda o derecha del lago Ladoga en coordinación con el avance del Grupo de Ejércitos Norte. Su objetivo: Leningrado.

Más al norte, las tropas acantonadas en Noruega deberán defender el territorio contra incursiones británicas y capturar Petsamo y amenazar Murmansk para su captura ulterior.

El reloj continúa la cuenta atrás con objeto de comenzar en mayo, pero el 30 de abril, debido a los acontecimientos en Yugoslavia y Grecia, que obligan a Alemania a intervenir al lado de Mussolini, Hitler decide posponer Barbarroja para el 22 de junio.

Así 145 divisiones alemanas, unos 7 millones de hombres (soviéticos y del Eje) se alinearán en un extensísimo frente esperando las 03:00 horas del 22 de junio de 1941…

Viene de El Planeamiento de la Operación “Barbarroja” (III) – Objetivo la URSS

Si te gustó, te puede interesar Los primeros momentos de la Operación Barbarroja en los flancos – Crimea y el Báltico

Pablo G. Romero es autor de Barbarroja 3:00 – Ediciones Salamina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.