Año de nuestro Señor de 1592. España controla todavía la mayoría de sus posesiones en los Países Bajos. Solo Holanda y Zelanda se mantienen rebeldes e independientes. Sin embargo, la Nación Católica está desfondada. Escasea el dinero del Rey y en muchos meses no se pagan las soldadas.

Abundan los motines y los soldados de las naciones abandonan sus puestos, disciplina y obediencia y se establecen por su cuenta, asolando los campos y aldeas para sobrevivir. Los españoles y los italianos, por ser las mejores naciones aguantan más el chaparrón, pero acaban también reclamando lo suyo. Y para colmo, a finales de año, murió el gran Alejandro Farnesio, Duque de Parma.

En esta tesitura, Don Francisco Verdugo, Gobernador de Frisia, Drente, Overijssel y Güeldres, intenta mantener por todos los medios y con escasísimos recursos sus territorios. Los rebeldes conocen perfectamente el débil momento por el que atraviesa España y se lanzan al ataque. En 1592 ponen sitio a Coevorden, la llave de Frisia. Verdugo, después de un intento desesperado por liberarla se retira a Groenlo y suplica que le envíen refuerzos.

Arcabuceros a caballo o dragones

Por fin, un día, llegan esos refuerzos, pero dejemos que nos lo cuente Verdugo:

[…] en este tiempo me llegó el socorro a Groenlo a cargo de Monsieur de la Capela, con su regimiento de Liejeses, el tercio de Don Gastón y el de Irlandeses de Monsieur Stanley, que todos juntos no pasaban de ochocientos soldados y algunas compañías de caballos a cargo de Don Alfonso de Avalos, hermano del marqués del Vasto , que de cierto no llegaban a cien caballos por tener las compañías muy faltas de gente.

Lanzas de batalla

Tanto era así, que me acuerdo haber visto una [compañía] pasar delante de mí con dos arcabuceros delante en vanguardia, tres lanzas de batalla, tres mujeres y un clérigo por retaguardia, sin tener mas soldados que estos; y este buen socorro sin real ni menos, era todo lo que me venía .

Este debía ser el aspecto de las mujeres de la compañía

Viendo la sustancia de esta asistencia y temiendo que si ponía a la gente en los casares , el enemigo los podría degollar fácilmente, me resolví de meterlos a todos en la villa de Groenlo, para evitar este inconveniente que sin falta sucediera como digo y, con ser la tierra pequeña y de ruines casas, ellos y la guarnición ordinaria estaban cubiertos […]

Como se puede ver, si nominalmente la fuerza era equivalente a 3 Tercios (entre 8 y 9 mil hombres) venía ésta tan mermada que apenas alcanzaba los 800, que además venían sin un real. Tal es el estado del refuerzo, que Verdugo teme por su integridad y lo introduce en la ciudad para que los villanos no los pasen a degüello. Tuvo Verdugo que esperar la llegada de un segundo refuerzo, aunque este llegó demaisado tarde y la ciudad de Coevorden se perdió. Lo que vino después lo contaremos en otra ocasión.

 Si te gustó, no te pierdas Soldado de los Tercios con monumento en Holanda

Puedes ver más entradas similiares en nuestras series:

Tercios de España

Batallas de los Tercios

Aprovecho el hilo del artículo para adelantaros que en unos días estará disponible mi nuevo libro LOS TERCIOS EN AMÉRICA – LA JORNADA DEL BRASIL. SALVADOR DE BAHÍA 1624-1625

También te puede interesar:

LOS TERCIOS EN EL MEDITERRÁNEO – LOS SITIOS DE CASTELNUOVO Y MALTA

Tercios en el Mediterráneo Portada Completa def para Web

LA GUERRA DE FRISIA: LAS CAMPAÑAS DEL CORONEL VERDUGO EN EL NORTE DE FLANDES 1579-1594


LOS TERCIOS DE FLANDES EN ALEMANIA: LA GUERRA DEL PALATINADO (1620-23).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.