Continuamos hoy con las memorias de general Guderian y la cuestión del alto de los panzer en Dunkerque:

En mi puesto de mando hizo acto de presencia aquel día el general von Wietersheim par disponer el relevo del XIX Cuerpo de Ejército por el XIV Cuerpo de Ejército. La división más avanzada de este último, la 20.ª División de Infantería Motorizada, quedó a mis órdenes y situada a la derecha, junto al Regimiento Leibstandarte «Adolf Hitler».

Antes de que tuviese lugar a quella conferencia hubo un pequeño entreacto. El jefe del Leibstandarte, Sepp Dietrich, se encontró por casualidad en el camino hacia el frente, bajo el fuego de ametralladoras inglesas, que se habían quedado en una casa aislada detrás de nuestro frente de combate y consiguieron incendiar el coche de Dietrich. Obligando a éste y a su acompañante a refugiarse en la cuneta de la carretera.

Dietrich se deslizó cn su ayudante en una tubería y como quiera que por ella corría agua mezclada con la gasolina ardiendo del conche, resultó con quemaduras en el rostro y en las manos. Desde uno de los coches siguientes que llevaba radio se pidió ayuda, y dándonos cuenta de la desagradable situación de Dietrich pudimos encargar de liberarle al 3.er Regimiento Panzer de la 2.ª División Panzer que maniobraba en ese sector.  Poco después apareció Dietrich untado con manteca en mi puesto de mando y como compensación no le gasté bromas.

El 26 de mayo, después del mediodía, Hitler autorizó el avance hacia Dunkerque cuando ya era demasiado tarde para un gran éxito. En la madrugada del 26 al 27 de mayo se lanzó el cuerpo de ejército a renovados ataques. A la 2.ª División de Infantería Motorizada, a cuyas órdenes se habían puesto el Leibstandarte y el Grossdeutschland, reforzada además con artillería pesada, se le señaló como objetivo Worhoudt.

La 1.ª División Panzer recibió la orden de unirse al ataque, partiendo del ala izquierda, tan pronto como se hubiese conseguido avanzar. El Regimiento Grossdeutschland alcanzó con el potente apoyo de la 4.ª Brigada Panzer, perteneciente a la 10.ª División, su objetivo, que era el terreno elevado de Crochet-Pitgam. La agrupación acorazada de exploración de la 1.ª División Panzer tomó Brouckerque.

Reconocimos intensos movimientos de transportes marítimos que partían de Dunkerque. En la madrugada del 28 de mayo ocupamos Wormhoudt y Bourgville. El 29 cayó Gravelinas en manos de la 1.ª División Panzer. Se terminó la conquista de Dunkerque sin nuestra participación. El XIX Cuerpo de Ejército fue relevado el día 29 de mayo por el XIV Cuerpo de Ejército.

Se hubiera empleado menos tiempo en esta operación si el mando supremo no hubiese detenido de nuevo al XIX Cuerpo de Ejército frenando de ese modo su rápida carrera victoriosa. Es difícil predecir qué curso hubiera tomado la guerra de conseguir hacer prisioneras a as fuerzas inglesas que ocupaban Dunkerque. Pero seguramente la diplomacia hubiera podido explotar hábilmente un éxito semejante de carácter militar. Esta posibilidad se perdió desgraciadamente por el nerviosismo de Hitler.

Las razones que dio posteriormente por la detención de mi cuerpo de ejército, fundadas en que el territorio flamenco, abundante en fosos y canales, no era apropiado para los carros de combate, no eran acertadas. Me animaba el 26 de mayo un sentimiento de agradecimiento hacia mis bravas tropas.

Viene de Dunkerque 1940: la orden de alto contada por Guderian (I)

Si te gustó, te puede interesar 20 de diciembre de 1941 – Guderian se enfrenta por primera vez a Hitler (I)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.