[Nos envía nuestro amigo Carlos López un interesante reportaje de su viaje a Normandía, cosa que le agradecemos. Esperamos que lo disfruteis]

Hace poco he tenido la suerte de cumplir uno mis sueños de hace años y he podido organizar un viaje a Normandía para ver in situ los lugares, museos y restos de los desembarcos que allí tuvieron lugar hace 68 años. Voy a comentar algunas de las fotos que hice, para dar unas pinceladas de lo que pudo ser.

Batería de Merville.

Esta batería, situado al este del río Orne, suponía una amenaza para las playas anglo-canadienses, fue tomada por tropas de la 6ª división aerotransportada británica.

Este precioso C-47 saluda a los visitantes en la entrada del museo de la batería de Merville. No fue el utilizado por las tropas británicas, pero sí participó en los lanzamientos de paracaidistas de la 101 Airb. Div. americana el día D.

Sin duda, el “plato fuerte” de este museo es la recreación que se hace en el bunker 11 del bombardeo, fuego de artillería y asalto por parte de las tropas británicas, con sonido espectacular, luces y humo con olor a cordita incluidos.

Puente Pegasus.

Otro de los objetivos de los paracaidistas británicos, el puente Pegasus sobre el canal de Caen, junto a Bènouville.

El viejo puente, construido en 1934 fue sustituido en 1993 por uno nuevo más apropiado para el tráfico actual. El puente fue comprado por el precio simbólico de 1 libra por veteranos británicos, y finalmente fue emplazado en el museo de Bènouville. Sin duda, muy de agradecer el esfuerzo por mantener el patrimonio histórico, algo de lo que podíamos aprender…

Puertos Mulberry

En la población costera de Arromanches, es posible contemplar los restos de unos veinte bloques de hormigón con los que se construyeron los puertos artificiales Mulberry.

La idea original de “llevar” sus propios puertos, fue de Winston Churchill. El museo, que se encuentra en la misma playa, da una idea muy clara de la enorme labor de ingeniería que supuso el diseño, construcción, traslado y montaje de estas estructuras.

Se construyeron dos puertos Mulberry para abastecer las zonas de desembarco, uno en la playa de Omaha y otro cerca de la de Gold. Tras un temporal ocurrido en el canal el día 19 de julio, el puerto de Omaha quedó destruido, quedando operativo sólo el de Arromanches.

Viendo fotos como la anterior, no puedo dejar de pensar que esto gana una guerra. Estos desembarcos de refuerzos y material se llevaban a cabo 24 horas al día. Y mientras, los americanos también suministraban material a los británicos, a los rusos, y luchaban en el Pacífico…

Las excelentes tropas de la Wehrmacht y las fanáticas Waffen SS alargaron la guerra (y con ello el sufrimiento y la miseria de cientos de miles de personas) pero no creo que tuvieran oportunidad de vencer en una guerra global a largo plazo.

Omaha Beach.

Sin duda la más famosa de las playas de desembarco, en parte por la extensa filmografía americana al respecto y en parte por ser la que más bajas tuvo.

La foto superior muestra el monumento memorial situado en Les Moulins, uno de los primeros puntos de ruptura por donde las tropas americanas pudieron salir de las playas.

La foto anterior la hice desde el interior de uno de los búnker que dominaba la playa (en este caso desde el Oeste). Viendo esta enfilada, se entiende mejor el alto número de bajas sufridas.

Utah Beach

Fantástico el museo que se encuentra en esta playa, y que incluye un precioso B-26 perfectamente restaurado.

Sin duda, contrasta la tranquilidad de este lluvioso día con el caos que debió ser hace 68 años.

Sigue en Por las playas de Normandía (II)

  1. johnny savignac says:

    que maravilloso te felicito x tu viaje y experiencias yo tambien tengo el sueño de ir al pacifico y visitar varias de esas islas bucear en la bahia de truk he disfrutado mucho tu enlace saludos

  2. Carlos López says:

    Muchas gracias, Johnny.
    Comparto contigo la idea de visitar diferentes enclaves de la guerra en el Pacífico, tomando como punto de partida Hawai; pero de momento eso está muy lejos de mi alcance.
    Lo que sí me gustaría es visitar la zona de las Ardenas, a sugerencia de nuestro amigo Javier Veramendi.
    Si lo llevo a cabo, prometo manteneros al tanto.
    Saludos.

  3. Carlos López says:

    Eso ni lo dudes Javier.
    Aunque tal y como están las cosas, lo mismo cuando vayamos en lugar de fotos se hacen hologramas 😉

Leave a Reply to Javier Veramendi B Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.