Los veranos coreanos son húmedos. Llovía y hacía un frío inusual durante la oscura madrugada del 5 de julio de 1950 cuando el 1er Batallón, 34º de Infantería, llegó a Pyongtaek. Aproximadamente a 40 millas al sur de Seúl, la aldea se encontraba cerca de la costa occidental de Corea en la carretera principal y la vía férrea entre la capital y Taejon, Taegu y Pusan al sur. Pyongtaek era un destartalado grupo de chozas incoloras que se alineaban en estrechas calles de tierra.

Los soldados de infantería permanecían tranquilos bajo una lluvia constante, esperando la luz del día. Se quejaban del tiempo pero, en el repentino cambio de las tareas de guarnición en Japón, pocos parecían preocuparse por la posibilidad de combatir en Corea. Ninguno esperaba permanecer allí mucho tiempo. Oficiales de alto rango y fusileros por igual compartían la creencia de que unos pocos soldados americanos restablecerían el orden en unas pocas semanas.

«Tan pronto como esos norcoreanos vean un uniforme americano por aquí», los soldados se jactaban unos a otros, «correrán como el demonio». Los soldados americanos perdieron esta actitud arrogante cuando los norcoreanos invadieron sus primeras posiciones defensivas. El exceso de confianza inicial cambió repentinamente a la sorpresa, luego a la consternación y finalmente a la sombría comprensión de que, de los dos ejércitos, la fuerza norcoreana era superior en tamaño, equipamiento, entrenamiento y capacidad de combate.

Como parte de la 24ª División de Infantería, el 1º Batallón, 34º de Infantería, fue uno de los varios batallones americanos no preparados que salieron precipitadamente del Japón para ayudar a detener la invasión norcoreana del extremo sur de la península de Corea. El cambio de las tareas de guarnición a las de combate había llegado abruptamente en la mañana del 1 de julio de 1950 cuando el comandante de la división (General de División William F. Dean) llamó al comandante de la 34ª Infantería y puso en alerta a todo el regimiento para su inmediato traslado a Corea. En ese momento el regimiento consistía en sólo dos batallones de poca fuerza. Veinticuatro horas más tarde salieron de Sasebo, Kyusha, llegando a Pusan esa noche. Después de pasar dos días revisando el equipo, organizando los suministros y preparando el transporte hacia el norte, el regimiento, apiñado en cinco trenes que operaban en Corea del Sur, había partido hacia el norte en la tarde del 4 de julio.

El 34º de Infantería no había sido la primera unidad del Ejército de los Estados Unidos en llegar a Corea. Parte del 1er Batallón, la 21ª Infantería (24ª División), había sido transportada por avión desde Japón en la mañana del 1 de julio. Después de aterrizar en Pusan había abordado los trenes inmediatamente, y se dirigió hacia el norte. El comandante del batallón (Teniente Coronel Charles B. Smith) tenía la misión de establecer controles de carretera para detener el avance de Corea del Norte hacia el sur. Parte de esta fuerza había ido a Pyongtaek y parte a Ansong, una aldea a diez millas al este de Pyongtaek. Sin hacer contacto con los norcoreanos, las dos task forces del batallón del Coronel Smith habían llegado a sus áreas asignadas durante la mañana del 3 de julio. Una batería de artillería de campaña llegó a Pyongtaek al día siguiente, y esa tarde, 4 de julio, toda la fuerza de Smith se había desplazado a doce millas al norte de Pyongtaek donde estableció otra posición de bloqueo justo al norte de Osan.

Casi al mismo tiempo que el batallón de Smith había partido para Osan, los dos batallones de la 34ª Infantería, que se dirigían al norte, habían pasado por Taejon. Un batallón debía restablecer la posición de bloqueo en Ansong; el 1er batallón iba a Pyongtaek con una misión similar. Un nuevo comandante, un experimentado oficial de combate, se había unido al primer batallón mientras los trenes pasaban por Taejon. Les dijo a los comandantes de su compañía que, según los informes, los soldados norcoreanos estaban más al norte, pero que estaban mal entrenados, que sólo la mitad de ellos tenían armas y que no habría dificultades para detenerlos. Los oficiales subalternos habían asegurado a sus hombres que después de una breve acción policial todos estarían de vuelta en Sasebo. Los oficiales de la 34ª Infantería sabían que la 21ª estaba por delante de la 34ª en una posición de control. El exceso de confianza era la nota predominante.

Este fue el trasfondo y el escenario de la mañana lluviosa cuando el 1er Batallón, y especialmente la Compañía A, de la que este relato se trata principalmente, esperaba en las calles fangosas de Pyongtaek. Al amanecer, las compañías marcharon hacia el norte a las colinas en las que debían establecer sus posiciones de bloqueo.

Un pequeño río fluía a lo largo de la parte norte de Pyongtaek. A dos millas al norte del puente que llevaba la carretera principal que cruzaba el río había dos colinas cubiertas de hierba separadas por una franja de arrozales de tres cuartos de milla de ancho. La vía férrea y el estrecho camino de tierra, ambos en terraplenes de ocho a diez pies de altura, corrían a través de los campos bien trazados. En la carretera, el comandante del batallón situó a la Compañía B en el lado este de la Compañía A en el oeste, dejando a la Compañía C en posiciones de reserva en la retaguardia. Una vez en la colina, los hombres dejaron caer sus mochilas y comenzaron a cavar en la dura tierra roja para preparar posiciones defensivas para un ataque enemigo que pocos esperaban.

En el sector de la Compañía A las posiciones consistían en trincheras de dos hombres cavadas en la ladera norte de la colina, a través de los arrozales hasta el terraplén del ferrocarril, y más allá hasta la carretera. La Compañía A (Capitán Leroy Osburn) estaba formada por unos 140 hombres y oficiales en ese momento. Con dos hombres en cada posición, los agujeros estaban tan separados que los hombres tenían que gritarse unos a otros. Cada hombre estaba equipado con un rifle M1 o una carabina para el que llevaba entre ochenta y cien cartuchos de munición. El pelotón de armas tenía tres morteros de 60 mm. También había tres ametralladoras ligeras, una en cada pelotón de fusileros, y cuatro cajas de munición para cada ametralladora. Cada pelotón tenía un BAR y doscientos cartuchos de munición para él. No había granadas ni municiones para los cañones sin retroceso.

Sigue en Acción de retirada en Corea (II)

  1. Dani says:

    No me gusta ser criticón; pero los regimientos son masculinos, las brigadas si son femeninas y las divisiones…………
    ¿Solo un BAR por pelotón? Además pelotón en sentido yankee, es decir lo que en España sería una sección. ¿No? Y encima poca munición, eso no augura nada bueno.

Leave a Reply to Dani Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.