SAN PETERSBURGO. Nada más conocerse la declaración de guerra, el Ministro Sazonov ha enviado sendos telegramas a sus embajadas de Londres, París, Viena, Berlín y Roma informando de que mañana Rusia anunciará una movilización parcial contra Austria. Sin embargo, como ya veremos, esta posibilidad es un espejismo.

El Príncipe Lichnowsky, Embajador Alemán en Londres.

Mientras tanto, en BERLIN, ha llegado un informe del Embajador Lichnowsky, desde Londres, indicando que Sir Edward Grey ha dicho que Serbia ha dado satisfacción al ultimátum hasta un punto que nunca habría creído posible y avisando que si Austria-Hungría no modera sus posiciones habrá una guerra de grandes proporciones. Teniendo en cuenta que la respuesta serbia admite todo tipo de interpretaciones y que Grey está a favor de la intervención británica. ¿Se trata de un gesto conciliatorio o de una amenaza cínica?

Ya hemos dicho que el Kaiser es de los pocos que aún parece seguir creyendo que no habrá guerra. Esta idea queda reforzada por un telegrama que acaba de recibir hoy mismo, enviado por su hermano Enrique de Prusia, quien acaba de llegar a Kiel desde Inglaterra, donde en la mañana del 26 se había entrevistado con el Rey Jorge V en persona.

El Rey ha dicho que: “debemos hacer todo lo que podamos para mantenernos fuera de esto y permanecer neutrales”, informa Enrique. “Tengo la palabra de un Rey, para mí, es suficiente”, dirá el Kaiser Guillermo II a quienes duden del informe, entre ellos el mismísimo Almirante von Tirpitz.

Sin embargo,  las palabras del Rey Jorge V no están claras. En su diario indicó: “Enrique de Prusia ha venido a verme esta mañana temprano; vuelve a Alemania inmediatamente”. Y en un escrito sobre esta cuestión redactado a petición de Lord Grey, fue Enrique quien preguntó sobre el tema, y el monarca le habría contestado. “No sé lo que haremos, no tenemos disputas con nadie, y espero que nos mantendremos neutrales. Pero si Alemania declarara la guerra a Rusia, & Francia se uniera a Rusia, entonces me temo que nos veríamos arrastrados a ella. Pero puede estar seguro de que yo y mi gobierno haremos todo lo que podamos para prevenir una guerra europea”.

No va a ser la última vez que los monarcas se vean implicados directamente en el engranaje que lleva a la guerra. De hecho, al final de esta jornada parte un nuevo telegrama, esta vez a petición del Canciller alemán Bethman-Holweg, del Kaiser a su primo el Zar; en el que el primero asegura al segundo que aún es posible un entendimiento, y que el gobierno alemán está haciendo todo lo posible. Esta mediación alemana es consecuencia de la imposibilidad austríaca para tratar directamente con Rusia que comentábamos anteriormente.

¿Quieres opinar sobre esta noticia? Debate: El Desencadenamiento de la Primera Guerra Mundial

Viene de: 28 de julio, durante la jornada. El Precipitado Regreso del Presidente Poincaré.

Sigue en: 29 de julio, por la mañana. Berlín Exige.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.