Ponemos hoy a la descarga un artículo de nuestro colaborador Pablo García Sánchez  sobre La Guerra del Golfo.

Durante las semanas siguientes el General Schwarzkopf organizaría el traslado de las fuerzas del XVIII Cuerpo del III Ejército, produciéndose lentamente una acumulación de material terrestre, aéreo y naval con el que garantizar la seguridad de los pozos petrolíferos de Arabia Saudita.

Pronto a este despliegue norteamericano se unirían tropas de muchos países, que en mayor o menor cuantía colaborarían con el establecimiento de las fuerzas de la Coalición. Esta postura del uso de la fuerza militar se vio respaldada el 29 de Noviembre cuando el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la Resolución 678, que legitimaba el uso de la fuerza por la Coalición y establecía el 15 de Enero de 1991 como fecha límite para que Irak abandonase sus posiciones en Kuwait.

A estas fuerzas internacionales de la Coalición se sumaron también numerosos países de la Liga Árabe, destacando especialmente países como Egipto, Siria o Marruecos, que enviaron tropas a Arabia Saudí, 52.000 entre los tres, y naciones musulmanas no árabes como Pakistán y Bangladesh también colaboraron militarmente.

Todas las monarquías del Golfo, con la de Arabia Saudita en primer lugar (que aportó unos 67.000 soldados), colaborarían con la misión. En total, la Operación Escudo del Desierto contó con unos 660.000 soldados de 34 países. Hasta que llegó el momento marcado por la ONU las tropas enmarcadas en esta misión se limitaron a proteger las fronteras, entrenarse y vigilar para que no se rompiese el bloqueo sobre Irak.

Mientras el tiempo transcurría ambos se preparaban para la que Saddam había definido como “la madre de todas las batallas”. Mientras los iraquíes establecían posiciones defensivas en Kuwait, las fuerzas de la Coalición recibían la llegada de las fuerzas acorazadas del VII Cuerpo, estacionadas en Alemania. Las fuerzas de la Coalición estaban bajo el control del General Schwarzkopf, aunque las fuerzas de los países árabes estaban bajo el mando del príncipe Khalid bin Sultan, Ministro de Defensa de Arabia Saudita, quien tendría libertad de decisión aunque el General Schwarzkopf daría el visto bueno.

El General Schwarzkopf diseñó un plan compuesto de 4 fases para la Operación Tormenta del Desierto (operación ofensiva para recuperar Kuwait):

  • Bombardeo estratégico de objetivos prioritarios.
  • Obtención de la superioridad aérea.
  • Bombardeo de las posiciones iraquíes.
  • Batalla terrestre y total destrucción de las divisiones de la Guardia Republicana.

Finalmente llegó el día 15 de Enero de 1991 sin que las fuerzas invasoras se hubiesen retirado de Kuwait. De este modo el 16 de Enero a las 3:00 AM, según la hora local, comenzó la Operación Tormenta del Desierto con el correspondiente bombardeo de objetivos por todo el país. Las fuerzas aéreas de la coalición pronto se hicieron dueñas del firmamento y comenzó una campaña sistemática de destrucción de objetivos.

En respuesta a esto, Saddam ordenó una campaña de lanzamiento de misiles Scud contra Israel (Saddam buscaba provocar a Israel para que entrase en guerra y de este modo se deshiciese la Coalición, puesto que las naciones árabes nunca lucharían junto a Israel) y Arabia Saudita, si bien es cierto que tuvo poco éxito debido a las medidas adoptadas para acabar con estos ataques (constantes salidas de aviones de combate y despliegue de baterías de misiles Patriot en las ciudades más importantes).

Descárgate el artículo completo aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.