Durante el período en que la compañía se reunía y esperaba en Pyongtaek, el sargento Collins, el sargento de sección que se había incorporado a la compañía el día anterior, decidió averiguar por qué su sección no había logrado disparar eficazmente contra el enemigo. De los 31 miembros de su sección, 12 se quejaron de que sus fusiles no disparaban. Collins los revisó y encontró que los rifles estaban rotos, sucios o habían sido ensamblados incorrectamente. Separó las armas defectuosas y las dejó caer en un pozo cercano.

Ahora ocurrieron otros dos incidentes que tuvieron un efecto desfavorable en la moral. El segundo proyectil disparado por los norcoreanos esa mañana había aterrizado cerca del puesto de mando del Capitán Osburn donde estaba el observador de sus morteros de 4,2 pulgadas. El observador llegó a Pyongtaek mientras los hombres esperaban que Cammarano y su compañero volvieran con el jeep.Sufriendo severamente del shock, el observador de los morteros no podía hablar coherentemente y caminaba como si estuviera borracho.  Sus ojos se mostraron blancos, y miró salvajemente, gimiendo, «Lluvia, lluvia, lluvia», una y otra vez. Alrededor del mismo tiempo, un miembro de la 1.ª Sección se unió al grupo y afirmó que había estado con el Teniente Driskell después de que caminara hacia el grupo de casas buscando a los hombres heridos de su sección. El Teniente Driskell con cuatro hombres había sido repentinamente rodeado por un grupo de soldados norcoreanos. Intentaron rendirse, según este hombre, pero uno de los soldados norcoreanos se acercó al teniente, le disparó y luego mató a los otros tres hombres. El narrador había escapado.

De los aproximadamente 140 hombres que habían estado en posición al amanecer esa mañana, sólo unos pocos más de 100 estaban ahora reunidos en Pyongtaek. Además de los 4 hombres que acaban de ser declarados muertos, había otros 30 desaparecidos. El primer sargento con 8 hombres había seguido una ruta separada después de dejar la colina esa mañana y no se volvió a unir a la compañía hasta varios días después. Un hombre no regresó después de haber bajado a un arroyo justo después de la luz del día para rellenar varias cantimploras. También estaban los otros que habían tenido miedo o no habían podido dejar sus trincheras para volver con el resto de la compañía. Este grupo incluía al hombre del puesto de escucha y a una veintena de miembros de la 1.ª Sección que se habían quedado en sus agujeros en los arrozales.

Pasaron diez o quince minutos después de que Cammarano y su compañero se marcharan en el jeep. A través de la fuerte lluvia y la niebla, ni el jeep ni los hombres heridos eran visibles ahora. De repente se oyó el sonido de disparos de fusilería en la aldea y el capitán Osburn, suponiendo que los dos hombres (junto con el vehículo y todas las armas de dotación de la compañía) también se habían perdido, dio la orden de salir. Formando el resto de su compañía en dos columnas de una sola fila, una a cada lado de la calle, se puso en marcha hacia el sur. Los hombres apenas habían llegado al extremo sur de la aldea cuando oyeron la explosión al tiempo que los hombres de la Compañía C destruían el puente. Una cuarta parte de la compañía y la mayoría de sus equipos y suministros desaparecieron cuando los hombres emprendieron su marcha forzada.

Unos pocos proyectiles de artillería dispersos siguieron a las columnas. Ninguno se acercó, pero mantuvieron a los hombres moviéndose rápidamente. «Esto fue sólo una vez,» dijo uno de los sargentos más tarde, «cuando no tuvimos que patear a los hombres para que se movieran. Seguían corriendo despacio y con constancia». El Capitán Osburn no trató de seguir el terreno elevado pero, cuando pudo, se mantuvo fuera del camino y caminó a través de los arrozales. Había varios hombres heridos pero el observador de morteros de 4,2 pulgadas era el único del grupo que no podía caminar solo. Los demás se turnaron para apoyarlo y ayudarlo. Sus ojos aún se veían blancos y seguía gimiendo «lluvia» y los hombres cerca de él deseaban que se callara.

De vez en cuando los hombres hacían comentarios sabios sobre la acción policial: «Me pregunto cuándo me darán mi placa de policía», o «Malditos sean los policías de aquí que no usan armas grandes». Pero sobre todo estaban callados y no paraban de moverse.

La lluvia continuó fuerte hasta cerca del mediodía. Entonces empezó a hacer calor, un calor húmedo y sofocante. Las nubes colgaban sobre las montañas. Sin embargo, el Capitán Osburn mantuvo un ritmo constante. Antes de dejar Pyongtaek había advertido que la columna no se detendría y que cualquier hombre que cayera se quedaría atrás. Los hombres tenían sed, pero pocos de ellos tenían cantimploras. Bebían en las zanjas de los caminos, o en los arrozales.

Al mediodía la columna había superado el fuego enemigo, y Osburn la detuvo para un descanso de diez minutos. A partir de entonces, estableció un ritmo más lento, normalmente siguiendo el camino, y se tomaba un descanso de diez minutos cada hora. La columna no tenía comunicación con ninguna otra sección de la 24ª División, ya que las radios de la compañía habían sido abandonadas esa mañana. Tampoco nadie sabía de un plan, excepto para ir al sur. Ya no se hablaba en serio de una acción policial, y para entonces los soldados esperaban ir directamente a Pusan y volver a Japón. Los hombres de la Compañía A veían con frecuencia piezas de equipo a lo largo del camino, y a partir de esto asumieron que el resto del batallón estaba en el mismo camino delante de ellos. Más tarde comenzaron a adelantar a los rezagados de otras compañías. Al mediodía los hombres tenían hambre.

A media tarde los zapatos mojados causaron serios problemas en los pies. Algunos de los hombres se quitaron los zapatos y los cargaron por un tiempo, o los tiraron. Era más fácil caminar descalzo en el barro. Otros equipos estaban esparcidos a lo largo del camino: ponchos desechados, cascos de acero, cinturones de municiones e incluso fusiles que los hombres del batallón habían dejado caer. A medida que la tarde se alargaba en las dos columnas de hombres de la Compañía A, la distancia entre los hombres aumentaba. Se mantuvieron en la fila y se turnaron para ayudar al observador del mortero. En los descansos, el Capitán Osburn les recordaba que permanecieran en el camino o cerca de él y, si se dispersaban por un ataque repentino, que siguieran moviéndose individualmente.

Al final de la tarde, durante un período de descanso de diez minutos, un avión americano voló bajo sobre los hombres que estaban tendidos a lo largo del camino cerca de unas cuantas casas con techo de paja. El piloto picó repentinamente contra la columna y abrió fuego con sus ametralladoras del calibre .50. Sólo un hombre fue alcanzado – un soldado surcoreano. La bala le dio en las mejillas, arrancándole la mandíbula inferior y parte de la cara. Este incidente desmoralizó aún más a los hombres. Cuando pasó un camión surcoreano, pusieron al coreano herido en él.

Esa misma tarde, el capitán Osburn, a la cabeza de su compañía, llegó a la ciudad de Chonan y allí encontró a otros miembros del primer batallón que habían llegado antes. Era un equipo de aspecto destartalado. Muchos hombres dormían en el suelo de un viejo aserradero y otros estaban dispersos por la ciudad en edificios o por las calles, sentados o durmiendo. El Capitán Osburn inmediatamente se dispuso a localizar a los oficiales de las otras unidades para saber lo que pudiera de la situación. El resto de la Compañía A estaba tendida a una o dos millas al norte. Cuando los hombres llegaron al pueblo se acostaron a descansar. No había organización, sólo eran un grupo de hombres cansados y desmoralizados. Los últimos hombres de la columna no se replegaron hasta dos horas después.

Para entonces, el capitán Osburn había tomado prestados tres camiones del ejército surcoreano con los que trasladó a su compañía a posiciones defensivas a unos pocos kilómetros al sur de Chonan. El General Barth había seleccionado estas posiciones después de dejar el puesto de mando del 1er Batallón en Pyongtaek esa mañana. Había ido a Chonan para informar al comandante del regimiento de la 34ª Infantería y luego al sur para seleccionar el terreno desde el que la 24ª División podría llevar a cabo una serie de acciones de retardo. Regresó a Chonan al final de la tarde para saber que el Primer Batallón se había retirado por completo a Chonan, en lugar de defender la primera posición disponible al sur de Pyongtaek, desde la que podía bloquear físicamente la columna de tanques enemigos. Creyendo que los norcoreanos estaban persiguiéndolos, ordenó al primer batallón que ocupara la siguiente posición defensiva, que estaba a unos tres kilómetros al sur de Chonan.

Estaba oscuro cuando la Compañía A comenzó a atrincherarse en esta posición. La compañía, por supuesto, no tenía herramientas para excavar, pero algunos de los hombres arañaron agujeros poco profundos. La mayoría de ellos se acostaron y se durmieron. A la mañana siguiente (7 de julio) el Capitán Osburn levantó a los hombres y les ordenó que siguieran cavando trincheras. Grupos de hombres fueron a los pueblos cercanos en busca de palas o picas. También obtuvieron un pequeño suministro de comida de los coreanos, muchos de los cuales estaban abandonando sus hogares y huyendo hacia el sur. Cuando terminaron de cavar sus posiciones, los hombres de Osburn se sentaron descalzos bajo la lluvia, cuidando sus pies. Con esperanza, discutieron un nuevo rumor: iban a una estación de tren al sur de su ubicación actual, luego en tren a Pusan, y de ahí a Japón. Hubo una discusión sobre la ubicación de la estación de tren, pero la mayoría de los hombres estuvieron de acuerdo en que regresaban a Japón. El rumor gustó a todo el mundo. Durante el día no le ocurrió nada importante a la Compañía A, aunque el otro batallón de la 34ª Infantería, después de haberse trasladado de Ansong a Chonan la noche anterior, se vio envuelto en fuertes combates justo al norte de Chonan.

Viene de Acción de retirada en Corea (III)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.