La primera ruptura de la línea de defensa de Naktong en el sector central del perímetro de Pusan se produjo en la madrugada del 6 de agosto de 1950, cuando un millar de tropas enemigas cruzaron el río Naktong y penetraron en la zona de la 34ª Infantería (24ª División de Infantería).

El comandante del regimiento inmediatamente comprometió su reserva y contraatacó, pero los norcoreanos se aferraron a su cabeza de puente en el lado este del río. Durante la noche el enemigo movió suficientes fuerzas a través del Naktong para reponer sus pérdidas y aumentar su fuerza. Cuando el comandante de la división (General de División John H. Church) se enteró de que el enemigo había cruzado la última barrera natural favorable en el sur de Corea, comprometió a su reserva, la 19ª Infantería (24ª División de Infantería), en un esfuerzo por hacer retroceder al enemigo a través del río. Durante los días siguientes el General Church atacó con todas las tropas que pudo reunir desde su propia división con falta de personal y de las unidades adscritas a ella del Octavo Ejército. Los norcoreanos, sin embargo, continuaron aumentando sus fuerzas al este del Naktong.

Para el 8 de agosto, los norcoreanos, con un regimiento reforzado, habían vadeado el río y arrastrado con ellos balsa de equipo pesado, incluyendo camiones. Dos días más tarde parecían tener dos regimientos en posiciones fuertes al este del Naktong. Consolidando todas las tropas en la parte sur de su zona de división bajo el mando del Coronel John G. Hill (cuyo 9º Regimiento de Infantería, 2ª División de Infantería, estaba adscrito a la 24ª División para ayudar a restaurar la línea de Naktong), el General Church ordenó un contraataque el 11 de agosto. El ataque de la Task Force Hill se topó con fuertes ataques enemigos, y toda la operación perdió su dirección e ímpetu en la confusión resultante.

Ante la falta de comunicaciones durante gran parte del tiempo y la dispersión de las fuerzas enemigas en una gran zona, un comandante de regimiento resumió el caos diciendo: «Hay docenas de fuerzas enemigas y americanas por toda la zona, y todas se están rodeando entre sí». Durante este período de combate encarnizado, se hizo un esfuerzo desesperado para evitar el colapso de la línea de Naktong, mientras que los norcoreanos se defendían con igual determinación. La Task Force Hill, que ahora comprende tres regimientos de infantería, lanzó un ataque a gran escala de nuevo el 14 de agosto. Volvió a fracasar.

El General Church ordenó que el ataque continuara a las 06:30, el 15 de agosto. Comenzaría en el flanco izquierdo (sur) de la zona de la task force donde el 1er Batallón, 34 de Infantería, debía encabezar una columna de compañías. El comandante del batallón eligió la Compañía A para dirigir el ataque. El Octavo Ejército planificó el máximo apoyo de artillería y dio prioridad a la Task Force Hill en aviones tácticos. Sin embargo, temprano esa mañana, comenzó a llover, y las gruesas nubes a lo largo de las crestas interfirieron con la operación efectiva de los aviones.

Poco después de la primera luz de la mañana del 15 de agosto, el comandante de la Compañía A convocó al jefe de la 1.ª Sección (Teniente Melvin D. Schiller), a quien expuso brevemente el plan de ataque. El teniente Schiller, cuya sección iba a liderar la columna de la compañía, sólo tuvo tiempo de llevar a los jefes de su escuadrón a un lugar elevado donde les pudiera indicar el objetivo y la ruta general a seguir. El objetivo del 1er batallón era una línea de cresta de una milla y media de largo y aproximadamente cuatrocientos pies

más alto que el arroyo y los arrozales en la base de la cresta. Había varios picos separados a lo largo de la cresta de la cordillera.

Seguido por el resto de la Compañía A, la sección del teniente Schiller procedió al extremo sureste de la cresta, adoptó su formación de ataque, esperó unos minutos hasta el final de una preparación de artillería de quince minutos, y luego comenzó a subir la cresta en dirección general noroeste. Los miembros de la sección, sabiendo que los norcoreanos habían repelido un ataque similar que la Compañía B había hecho dos días antes, esperaban problemas. Sin embargo, durante aproximadamente un cuarto de la distancia, la sección subió la cresta sin problemas.

Entonces dos ametralladoras enemigas, disparando desde la izquierda, obligaron a la sección a tirarse al suelo. Cuando esto sucedió, el comandante de la compañía llamó al Teniente Edward L. Shea y le dijo que llevara su 2.ª sección a través de la unidad paralizada y continuara el avance. El Teniente Shea y uno de sus jefes de sección (el sargento de primera clase Roy E. Collins) intercambiaron miradas sombrías. Su sección consistía en 9 hombres inexpertos y 24 reemplazos que se habían unido a la compañía tres días antes.

Haciendo señas a sus hombres para que lo sigan, el Teniente Shea comenzó a subir a la cresta.

«Echemos un vistazo», dijo, mientras se alejaba erguido. Al acercarse a la posición de la 1.ª Sección, el fuego enemigo le obligó a tirarse al suelo. Se arrastró junto al teniente Schiller, que estaba tumbado boca abajo detrás de una tumba de unos cuatro pies de diámetro, cubierta de hierba bien cortada. El teniente Schiller intentaba localizar las dos ametralladoras enemigas que detenían el avance. Él y el teniente Shea sospechaban que las ametralladoras estaban situadas en la pequeña colina del flanco izquierdo, ya que la trayectoria de las balas enemigas parecía cruzar justo encima de la tumba. Justo cuando los dos jefes de sección llegaron a esta conclusión, una bala impactó en el casco de Schiller.

Le rozó la cabeza, siguió la curva de su casco, pasó por su hombro y salió para alojarse en la pierna de Shea justo por encima de la rodilla. Los dos oficiales, ambos heridos, ordenaron inmediatamente a sus secciones que abrieran fuego contra las armas enemigas. El fuego defensivo hizo que las armas enemigas suspendieran los disparos, y el ataque avanzó a lo largo de la cima de la cresta con el comandante de la compañía (Teniente Albert F. Alfonso) dirigiendo las secciones.

Las dos secciones colaboraron bien, un grupo avanzando mientras el otro disparaba a las posiciones enemigas. Moviéndose constantemente, la Compañía A pronto alcanzó el primer pico alto en el extremo suroeste de la cordillera. Fue alrededor de las 08:30 cuando la compañía se detuvo para planear la continuación del ataque. Había hoyos recién cavados, pero ningún enemigo en el área.

Más allá de este punto, la estrecha cresta de la cresta se hundía ligeramente antes de volver a elevarse en el siguiente pico. Formado por un espolón, el siguiente punto alto parecía ser un acantilado rocoso, a unos cuatrocientos metros de distancia, que se extendía a lo largo de la línea de la cresta y la dirección del ataque. Justo delante del punto donde el acantilado se unía a la línea de la cresta principal, había una depresión, o silla de montar. Durante los pocos minutos que la compañía pasó preparándose para continuar el ataque, varios de los hombres observaron a los soldados enemigos acercándose a la silla de montar. El día anterior, los miembros de la Compañía A habían visto una ametralladora enemiga disparando desde la cima del acantilado rocoso.

Viene de Acción de retirada en Corea (V)

Sigue en Acción de retirada de Corea (VII) – Ataque a lo largo de la cresta (II)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.