Ediciones Salamina publica las Memorias de Adrien Bourgogne. El sargento vélite de granaderos de la Guardia Imperial fue un veterano de las campañas de Napoleón curtido en las batallas de Jena, Pultusk, Eylau, Eilsberg, Friedland, Essling, Wagram, Somosierra, Benavente, Smolensko, Borodinó, Krasnoi, el Berézina, Lutzen y Bautzen.

Pero nada de lo que hubiese experimentado antes podría compararse a los horrores de la catastrófica retirada de Moscú en 1812. Sus memorias sobre dicho evento son de un realismo sin parangón: un desgarrador relato del inmenso calvario que supuso para las tropas de la Grande Armée el gélido invierno ruso, agravado por el hambre, los bandidos, los cosacos y las demás tropas rusas. La que tiene el lector en sus manos es una historia que va mucho más allá de unas memorias militares convencionales, hasta el punto de desafiar los límites de lo imaginable, con la descripción de escalofriantes escenas de muerte en una columna infinita sumida en el caos, del infierno de las poblaciones en llamas, del acoso de los cosacos y el enemigo ruso, y del instinto humano de supervivencia llevado al límite.

Así describe por ejemplo el fin que tuvo el 1.º Regimietno de Voltigeurs durante la batalla de Krasnoi, antesala del cruce del río Berezina:

El 1.er de Voltigeurs, que estaba delante de nosotros, logró llegar casi hasta los pies de las baterías pero fue detenido por un cuerpo de coraceros, los mismos hombres con los que habíamos lidiado en la madrugada del 15 y que no se atrevieron a cargar sobre nosotros. Entonces se retiró a la izquierda de la batería, formando un cuadro casi frente a nuestro regimiento. La caballería enemiga volvió de nuevo al ataque pero fue recibida con un intenso fuego de los voltigeurs que mató a una gran cantidad de jinetes. Llevaron a cabo una segunda carga y se encontraron con la misma recepción, que dejó el lugar atestado de hombres y caballos. Una tercera carga, apoyada con botes de metralla disparados por dos piezas artillería, logró al fin el éxito.

El regimiento fue arrollado. El enemigo rompió el cuadro y aniquiló a sablazos a sus integrantes. Aquellos pobres desgraciados, casi todos muy jóvenes, al tener las manos y los pies casi congelados, no tenían capacidad para defenderse y fueron completamente masacrados. Presenciamos esta escena sin poder ayudar a nuestros camaradas. Solo regresaron once hombres; el resto murieron, fueron heridos o acabaron capturados, llevados a golpes de sable a un pequeño bosque que teníamos enfrente. El propio coronel, cubierto de heridas, fue hecho prisionero junto a varios de sus oficiales.

O también las escenas horribles que presenció durante la retirada a causa del hambre, el frío y la desesperación:

De repente nos tropezamos con un artillero de la Guardia atravesado en el suelo del sendero. Sobre él había otro artillero quitándole la ropa. Podíamos ver que el hombre todavía no estaba muerto, ya que sus piernas se movían y, de vez en cuando, golpeaba el suelo con sus puños. Sin mediar palabra, mi compañero le asestó un culatazo de mosquete en la espalda al miserable ladrón. A continuación comenzamos a golpearlo violentamente por su bárbara conducta. Respondió que aunque el otro no estaba muerto fallecería muy pronto, ya que había estado inconsciente cuando lo pusieron allí para quitarlo del paso de la artillería; y además añadió que era su amigo y compañero de camarada, y que si alguien debía de tener sus ropas era él.

Una exhaustiva memoria descarnada y a ras de suelo de un soldado de Napoleón. Editadas por primera vez en 1899 han servido como fuente primaria para multitud de expertos y trabajos sobre la campaña de Napoleón en Rusia y sobre los horrores de la retirada. Han sido traducidas a los idiomas más importantes aunque nunca al español, ahora ya las tenemos disponibles en nuestro idioma.

FICHA DEL LIBRO:
15.0×23.0cm.
Nº de páginas: 332
Incluye 22 páginas con grabados, mapas y pinturas de la época a todo color.
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 9788494822407
Año edicón: 2018
Precio: 22€

Si te interesó, te puede gustar Memorias del capitán Coignet – Granadero de la vieja Guardia Imperial de Napoleón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.