Finalizaba el mes de junio y el desembarco aliado se hallaba ya bien afianzado en tierra. Fue entonces cuando, perdida ya toda posibilidad de arrojar a los atacantes al mar, y mientras se desvanecía lentamente la imaginaria amenaza de un segundo asalto anfibio todavía de mayor envergadura, Rommel trató de hacerse con el control absoluto de las operaciones, tal y como se puede leer en una comunicación dirigida a Von Rundstedt, comandante en jefe en el oeste.

Resultado de imagen de rommel normandy

Con el fin de lograr la unidad de mando de la Wehrmacht y de poder concentrar todas las fuerzas, propongo tomar el mando de los cuarteles generales y unidades de otros servicios desplegados en la zona del grupo de ejércitos [se trata del B, que defendía el norte de Francia].

  • Luftwaffe: Actualmente no se pretende desarrollar una guerra aérea estratégica. Una estrecha cooperación entre las formaciones de vuelo y el cuerpo de Flak por un lado, y las muy empeñadas tropas del ejército por otro, solo pueden garantizarse con un mando estricto ejercido por un cuartel general. El duplicado de órdenes llevaba a que se tomen medidas a medias.
  • Marina: Tampoco se trata de ejecutar una estrategia naval a gran escala. Las acciones tácticas locales de las pocas naves que siguen a nuestra disposición deben de llevarse a cabo en estrecha cooperación con los movimientos del ejército. La defensa de Cherburgo ha demostrado que un mando unificado y un buen canal de comunicaciones es más efectivo. Finalmente, la situación del suministro, especialmente en lo que al transporte se refiere, exige una guía unificada y la emisión exclusiva de órdenes por parte del jefe de suministros oeste.

Firma Rommel.

 

Tras estos acontecimientos entró en juego el general Von Kluge, quien accedió al mando del Oeste el 3 de julio con mucha confianza, recriminó su actuación a Rommel y solo poco a poco se iría dando cuenta de las verdaderas dificultades a las que se enfrentaban las tropas alemanas en Normandía. El 9 de julio siguiente, Rommel sometió su informe semanal al escrutinio de su nuevo jefe.

Mi estimación general de la situación es la siguiente:

Durante el periodo cubierto por este informe, el Segundo Ejército británico y el Primer Ejército estadounidense, utilizando masas de hombres y material inusualmente densas, han intentado romper nuestro frente para poder operar en terreno abierto.

Resultado de imagen de von kluge normandy

El preludio fue un ataque local el 3 de julio, concentrado en un frente de 7 km, en el área frente a Caen, que tuvo como resultado la pérdida de Carpiquet [el aeródromo de la ciudad] tras intensos combates. El 8 de julio, tras haber bombardeado intensamente la zona durante la noche anterior con artillería naval y terrestre de todos los calibres (80 000 proyectiles) y tras continuos ataques aéreos (aproximadamente 2500 t de bombas), el enemigo desencadenó un ataque concentrado contra Caen, con al menos tres divisiones de infantería y varias brigadas acorazadas, así como poderosas unidades menores dependientes de los cuarteles generales. Tras dos días de combates muy intensos el enemigo, que sufrió bajas particularmente graves en hombres y en material (la 12.ª División Panzer SS dejó fuera de combate 103 carros), consiguió romper la cabeza de puente y tomar Caen. Sin embargo, no tuvo éxito a la hora de penetrar nuestro frente, pues se habían preparado, a tiempo, defensas seguras sobre la orilla del río Orne.

El 10 de julio continúan los ataques, concentrados a ambos lados de Verson [teniendo en cuenta que se supone que el informe es del día 9, esta frase puede ser un error o un añadido de último minuto justo antes de mandarlo].

Resultado de imagen de panzer lehr

En el frente del Séptimo Ejército [alemán, Rommel se desplaza ahora hacia la parte oeste, sector norteamericano, de la cabeza de playa], el enemigo desencadenó, el 3 de julio, con entre 4 y 5 divisiones y poderosas fuerzas acorazadas, un ataque de norte a sur entre las zonas inundadas de Gorges y la costa oeste [hacia Bretaña, en la base de la península de Cherburgo]. A pesar del empleo brutal de sus tropas, artillería y fuerzas aéreas, se evitó que el enemigo rompiera el frente. A lo largo de la semana hubo que ceder una franja de cinco kilómetros de profundidad. La lucha continúa en la línea Plessis – Mobecq – Bretteville.

A partir del 4 de julio, el enemigo ha extendido sus ataques a la zona del río Vire. Tras haber conseguido establecer cabezas de puente sobre este río y el Taute, ha intentado romper el frente en la zona de St. Lo – Periers – Coutances. Duros combates evitaron que esto sucediera. Fueron enviadas a la zona la 2.ª División Panzer de las SS y la División Panzer Lehr, algunas de cuyas unidades participaron en los combates. Se está trayendo la 5.ª División de Fallschirmjäger.

Una vez más, el enemigo ha fracasado a la hora de romper el frente esta semana, y ha sufrido bajas elevadas. La 101.ª y 82.ª divisiones aerotransportadas han sido retiradas debido a las elevadas bajas sufridas, pero han sido reemplazadas por divisiones descansadas.

Resultado de imagen de panzer lehr

Entre el 6 y el 9 de julio el enemigo ha perdido 1297 blindados y 266 aviones por la acción de la unidades del ejército y de las SS. Incluso comparadas con las bajas enemigas, nuestras pérdidas son considerables. Entre el 6 y el 7 de julio ascienden a: 1830 oficiales (entre ellos 9 generales, 7 oficiales de estado mayor y 109 con mando directo de grandes unidades), 75 166 suboficiales y clases de tropa y 3787 rusos. Un total de 80 783.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>