Cuenta la leyenda que cuando Mussolini desencadenó su ataque contra Grecia, el 28 de octubre de 1940, un exultante duce dijo a Hitler, con quien se hallaba reunido en Florencia ese mismo día: “Mi führer, es demasiado tarde, ya estamos en marcha. Estaremos en Atenas en unos días, o en unas semanas”. El momento exacto en que Hitler se enteró de la invasión sigue sometido a disputa. Autores como Martin Van Creveld indican que los alemanes lo sabían desde diez días antes, según D. Lormier Hitler se habría enterado en la noche del 27 y citado a Mussolini con urgencia al día siguiente, y cuenta la leyenda que el dictador italiano se lo habría espetado al alemán aquella misma mañana, cuando ya era irreversible.

Benito Mussolini, el dictador italiano.

La historia, por lo demás, es bastante conocida. Los ejércitos italianos progresaron, al principio, pero luego la ofensiva se deshinchó y pronto fueron víctimas de los contraataques griegos. La marcha gloriosa tornó en desastre. El 14 de noviembre, Hitler envió al duce una carta, que reproducimos aquí por su interés, en la que se puede apreciar tanto la estrategia general de Alemania en los Balcanes como el enfado de su führer con su aventurero colega.

“Duce, permítame que comience esta carta asegurándole que mi corazón y mis pensamientos están con usted, y en estas dos últimas semanas, más que nunca.

La situación, tal y como se ha desarrollado hasta hoy, conlleva consecuencias psicológicas y militares de la más extrema gravedad. Bulgaria, que antaño se mostraba dispuesta a asociarse a la alianza tripartita [Alemania-Italia-Japón], se muestra ahora totalmente opuesta a considerar esta posibilidad.

Bersaglieri en combate.

En lo que a Rusia se refiere, empieza a resultar difícil negociar con ella, y desviar el interés soviético hacia oriente. Es más, contrariamente, el Sr. Molotov ha dado a entender que cada vez le interesan más los Balcanes.

Por el momento no podemos determinar cuál es la impresión que estos acontecimientos han causado en Yugoslavia. Pero, incluso en Francia, se están reforzando quienes predican que aún no se ha dicho la última palabra de esta guerra.

Las consecuencias psicológicas no son preocupantes por sí mismas, pero lo importante es que no sean el origen de obstáculos a nuestras operaciones futuras.

Es necesario, ante todo, que otras naciones, como Yugoslavia, no se vean conducidas a adoptar una actitud demasiado inamistosa, cosa que podría provocar, si no una catástrofe, al menos una indeseable extensión del conflicto.

La actitud de Turquía es particularmente importante, pues influirá decisivamente en Bulgaria.

Las consecuencias actuales de la derrota de sus tropas, duce, son extremadamente graves. Inglaterra va a disponer de cierta cantidad de bases aéreas a distancia suficiente de los pozos de petróleo de Rumanía. Duce, un hecho es seguro: en modo alguno es posible proteger con efectividad dichos campos petrolíferos. Para una región como esa nuestra propia DCA supone, por su capacidad de fuego, un peligro tan importante como el de la aviación atacante. ¡Si las refinerías de petróleo llegaran a ser destruidas, el daño sería irreparable!

El ejército italiano había apostado por una motorización que quedó incompleta, y que de nada le serviría en las montañas del Pindo.

El sur de Italia, sus puertos y todo el sur de Albania están ahora al alcance de los bombarderos británicos. Inglaterra ha ocupado Creta y está a punto de poner pie en otras islas más. Rodas misma [bajo control italiano por entonces] está al alcance de los grandes aviones de combate británicos”.

En la próxima entrada continuaremos con este documento, planes para España y Yugoslavia, y transcribiremos la triste respuesta de Mussolini.

 

  1. Dani says:

    En realidad Yugoslavia era por Eje e incluso compraba armamento a Alemania. Pero un golpe de estado proaliado patrocinado por los servicios secretos británicos cambió las alianzas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.