El 23 de octubre de 1942 comenzó la preparación artillera que antecedió a la segunda batalla de El Alamein. El general Georg Stumme, al mando de las tropas del eje en sustitución de Rommel se dirigió rápidamente a la línea de frente a ver de primera mano qué estaba pasando.

general Stumme

El 24 de octubre Rommel se recuperaba de sus dolencias en su casa en Alemania cuando recibió una llamada de Keitel comunicándole que los británicos habían comenzado la ofensiva durante la tarde del día anterior; y lo que todavía era peor, que el general Stumme estaba desaparecido desde entonces. Pocas horas después, esa misma tarde, era el propio Hitler el que telefoneaba a Rommel reiterando que Sutmme seguía desaparecido y que si se sentía con fuerzas para volver y tomar el mando. Rommel no se lo pensó un momento y voló inmediatamente de vuelta al teatro norteafricano.

General Georg Stumme

El sino del general Stumme fue un tanto extraño. Pasó en vela la noche del día 23 atento a la preparación artillera británica, sin precedentes en la contienda africana, y decidió que no habría una respuesta por parte de las tropas del eje por estar faltas de municiones. Los informes que llegaban del frente eran escasos y dispersos, así que decidió trasladarse a primera línea para formarse una imagen de la situación.

Esta decisión resultó ser fatal porque ante el empuje británico, la confusión  y la ruptura de las líneas germano-italianas, pronto se encontró rodeado de enemigos. El Coronel Buechting, único oficial que le acompañaba, murió de un tiro en la cabeza y Stumme saltó del vehículo para refugiarse. Cuando el conductor, el cabo Wolf, maniobró para dar la vuelta, Stumme corrió y se agarró a la parte exterior del vehículo.

En plena fuga, con Wolf poniendo toda su atención en salir pitando de allí, Stumme sufrió un ataque al corazón, se soltó del vehículo y cayó fulminado. Más tarde su cuerpo fue encontrado a un lado de la pista. El general Georg Stumme tenía la tensión alta, lo que muy probablemente desencadenó, en una situación tan estresante, el infarto. A menudo él mismo había puesto de manifiesto su falta de experiencia en el teatro africano y había recomendado el regreso de Rommel. Éste a su vez, había desaconsejado que Stumme tuviera un destino en Africa precisamente por su dolencia y por su contraindicación en climas tropicales. Al mismo tiempo, lloró mucho su pérdida, reconociendo en Stumme un comandante hábil, que siempre ejercía  el mando desde la primera línea.

Si te gustó, no te pierdas  Muerte de un general alemán (III) – Wilhelm Stemmermann

  1. jochenin says:

    Saludos , alos caidos del africa korps , siempre se les recordara en especial ala luftwaffe , valerosos pilotos estuvieron siempre disponibles para ayudar asus compañeros a pesar de tantas necesidades .

  2. Panzer says:

    El de la foto con Rommel es el Major General de la Luftwaffe Steffan Frohlich… vease en el lado izquierdo del pecho se ve claramente el aguila de la Luftwaffe

Leave a Reply to Hugo A Cañete Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.