El año 1943 se inició en el frente del este con otra ofensiva masiva soviética, que llegó a tomar Kharkov y Bielgorod, antes de agotarse más allá de mediados de febrero, y recibir el brutal contragolpe de Manstein, que recuperó ambas ciudades, y que no provocó un desastre mayor al ejército soviético en parte gracias a las disensiones internas entre los propios oficiales alemanes y en parte gracias al barro, la “rasputitsa”, que detuvo todas las operaciones, dejando disponible el saliente de Kursk.

 

Operaciones alemanas al norte y al sur del saliente de Kursk

Si nos atenemos a lo sucedido hasta entonces, tras la temporada de barro debía seguir un nuevo ataque soviético, sin embargo no fue así. Mientras los alemanes preparaban y retrasaban una y otra vez la ofensiva contra Kursk, el Ejército Rojo no se movió. ¿Estaba la iniciativa a punto de volver al bando alemán? La respuesta a esta pregunta depende de qué consideramos que fue, espacial y temporalmente la batalla de Kursk.

Para los alemanes esta se inició el 5 de julio y terminó, oficialmente, el 12, aunque se puede considerar que duró hasta el 17, fecha en que fue retirado del frente el II Cuerpo Acorazado de las SS.

En estas condiciones la iniciativa la habían llevado, indudablemente, los alemanes, pues ellos habían elegido tanto el campo de batalla como el momento de llevarla a cabo y, según las estadísticas más recientes, habían causado al ejército rojo unas bajas sensiblemente más elevadas que las que habían sufrido; a pesar de que no habían conseguido cerrar la bolsa prevista, como era su objetivo principal.

Sin embargo la iniciativa en una guerra no ha de ser necesariamente ofensiva, sino que cabe la posibilidad de una iniciativa defensiva, siendo el defensor quien elige el campo de batalla ofreciendo al atacante un objetivo irrenunciable bien por la oportunidad que representa o bien por su importancia. Teniendo en cuenta esto, podría ser que en realidad fuera el ejército soviético quien tuvo la iniciativa, y los alemanes quienes atacaron donde los soviéticos los esperaban.

Operación «Kutusov», contra el saliente de Orel (el mapa contiene un error porque el 9º Ejército alemán no era «panzer»), y Operación «Rumiantsev, al sur.

Un elemento que puede ayudar a zanjar esta cuestión es analizar qué operaciones militares compusieron, para el Ejército Soviético, la campaña de Kursk. Adelantemos que, para ellos, esta comenzó el 5 de julio, sin embargo no terminó hasta el 23 de agosto de 1943. ¿Qué sucedió entre el 17 de julio y esta última fecha?

Lo cierto es que la campaña en torno a Kursk tuvo para el Ejército Rojo un significado mucho más amplio, pues no solo habían preparado una excelente posición defensiva donde esperaban que los alemanes se dejaran un porcentaje importante de sus fuerzas acorazadas sino que, a continuación, lanzaron una serie de ofensivas destinadas a destruir lo que quedaba de las fuerzas atacantes y reconquistar algunas de las ciudades más importantes de su país. Estas ofensivas fueron las siguientes:

–  Operación “Kutuzov”, entre el 12 de julio y el 18 de agosto, lanzada por los frentes del Oeste, de Briansk y del Centro; cuyo objetivo fue destruir a los dos ejércitos alemanes, el 9º y el 2º Acorazado, que se hallaban desplegados dentro del saliente del Orel, ocupando dicha ciudad.

–  Maniobras de diversión. El 17 de julio los soviéticos lanzan dos ofensivas señuelo en el extremo sur del frente, una en torno a Izium y otra sobre el Mius. Ambas tenían como función distraer a los alemanes y obligarlos a retirar tropas de la zona de combates en torno a Bielgorod. Con todo éxito. El II Cuerpo Acorazado de las SS fue enviado al sur, y más unidades lo siguieron, como en breve veremos.

–  Operación “Rumiantsev”. Finalmente, el 3 de agosto, las fuerzas que habían estado conteniendo la pinza sur del ataque a Kursk, en concreto elementos del Frente de Voronezh y del Frente de la Estepa, lanzaron la ofensiva destinada a recuperar Bielgorod y Kharkov (una de las ciudades más importantes de la Unión Soviética), que terminó el 23 de agosto con la conquista de ambas localidades. Para los soviéticos fue entonces cuando terminó la campaña de Kursk.

Operación «Rumiantsev»

Teniendo en cuenta estos acontecimientos. ¿Realmente puede pensarse que fueron los alemanes quienes mantuvieron la iniciativa? En realidad no. La documentación y los hechos narrados son prueba fehaciente de que el Ejército Rojo nunca cedió la iniciativa tras su derrota a manos de Manstein previa a la “rasputitsa” de primavera de 1943, sino que valiéndose de la iniciativa defensiva preparó un cuidadoso plan de parada en el perímetro del saliente de Kursk, donde sabían perfectamente que iban a atacar los alemanes, para, una vez contenido el ataque, pasar a desencadenar una larga secuencia de ofensivas que obligaron a los alemanes a renunciar a sus objetivos para centrarse de nuevo en una defensa desesperada; forzando el envío de las mejores unidades a otros frentes (el 14 de julio la 23 división acorazada, en reserva, es enviada al norte, al sector de Orel. La seguirá la división de granaderos acorazados “Grossdeutschland”.

El 17 de Julio el II Cuerpo Acorazado SS, sin la División LSSAH, será enviado al sector del Mius. Seguirá la 3 división acorazada. Ese mismo día la división SS Wiking y la 17 división acorazada, que también estaban en reserva cerca de Bielgorod, son enviadas al sector de Izium) antes de soltar el golpe definitivo, la operación “Rumiantsev” cuando todas estas unidades se hallen dispersas y debilitadas por interminables días de desplazamientos y  combates en vez de estar descansadas y cerca de la zona atacada, con lo cual fueron incapaces de contener la ofensiva soviética definitiva, que logró plenamente sus objetivos operativos para la campaña de verano de 1943.

Viene de   MISTERIOS DE KURSK (VII) – ¿Estaba von Manstein Ganando la Batalla?

Sigue en   MISTERIOS DE KURSK – A modo de epílogo

  1. Antonio marti says:

    Correcto,y buen análisis, pero dejamos aparté un echó si cabe mas importante es que los Soviets savian de antemano la operación LA OPERACIÓN CITADEL,por su servicio de espionaje, servicios prestados por un oficial del Alto mando de la Whermachs (OKW) por eso Hitler, llego a comentar que cuando planificaban la operación la ( daban dólores de estomago)., Esta información salió ala luz sobré los años 90, pero NUNCA facilitaron el nombre de dicho oficial.asi que los rusos entraban COMPLETAMENTE INFORMADOD. De los preparativos alemanes, y prueba de ello que los rusos empezaron el fuego Artillería poco antes que los alemanes.

  2. Jose says:

    Ya Paul Carell apunta esto en uno de sus libros, desde el año 39 hasta (en mi opinión) el fin de Valkyria los aliados tienen en su mesa los planes de operaciones alemanes. No obstante la primera operación que toma por sorpresa a los Aliados es Watch und Reim.
    Por tanto, una efectiva red de espionaje y no otra cosa es lo que hace que los rusos tengan la iniciativa, tanto en Kursk 1943 como en la Operación Azul de 1942 por poner algunos ejemplos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.