Ya vimos en una entrada anterior el ataque con mini submarinos a Madagascar. Hoy veremos otra incursión que se llevó al mismo tiempo en aguas australianas contra el puerto de Sídney.

Mini submarino japonés rescatado del fondo del puerto de Sídney

Mientras el grupo de incursión del almirante Ishizaki buscaba blancos frente a la costa de África, un grupo similar al mando del capitán Hanku Sasaki, que había mandado el grupo de mini submarinos de Pearl Harbor, se preparaba para hacer un ataque sorpresa en aguas australianas. El grupo de Sasaki estaba compuesto por los submarinos I-21, I-27, I-28 e I-29 del Tipo B, y los I-22 e I-24 del Tipo C. Los 22, 24, 27 y 28 llevaban a cabo tareas de patrulla frente al puerto de Moresby en Nueva Guinea cuando fueron llamados el 11 de mayo de 1942 a la base de la marina imperial en el atolón de Truk en las islas Carolinas para embarcar a los mini submarinos Tipo A y a sus tripulaciones.

Mientras tanto, las unidades I-21 e I- 29 llevaron a cabo un reconocimiento aéreo de grandes fondeaderos en Suva (Fiji), Auckland (Nueva Zelanda) y en la costa oriental de Australia, buscando a grandes unidades de guerra aliadas que estuvieran repostando y en reparaciones tras la batalla del Mar del Coral (5-8 de mayo).

El 17 de mayo, en el último tramo de su travesía a Truk, el I-28 navegaba en superficie al sur sureste del atolón cuando fue avistado por el submarino norteamericano Tautog (capitán Willingham). Un torpedo reventó el casco del submarino japonés justo cuando éste lograba disparar su cañón de cubierta. Entonces un segundo torpedo impactó justo debajo de la torre que provocó su rápido hundimiento.

Pero los I-22 (capitán Ageta), I-24 (capitán Hanabusa) e I-27 (capitán Yoshimura) llegaron sanos y salvos a Truk y zarparon de nuevo con los Tipo a abordo el 20 de mayo. Para el día 29 llegaron al punto de encuentro con los I-21 e I-29 a unas 40 millas náuticas (74 kilómetros) al este sureste de Sídney, donde los vuelos de reconocimiento habían informado entre los días 20 y 23 de mayo de la presencia de grandes buques de guerra.

I-15, submarino de la clase Tipo B1, como el I-28

En realidad, las únicas unidades aliadas de importancia en el puerto de Sídney (Port Jackson) eran los cruceros pesados USS Chicago (CA 29) y el HMAS Canberra, y el viejo crucero ligero HMAS Adelaida. Con estas unidades estaban el destructor nodriza USS Dobbin, el destructor USS Perkins (DD 377), el minador HMAS Bungaree, los cruceros mercantes armados HMAS Kanimbla y Westralia, las corbetas HMAS Whyalla, HMAS Geelong y HMIS Bombay, el viejo submarino holandés K.IX, y el barco de aprovisionamiento Kuttabul.

La fuerza de defensa del puerto (todos barcos australianos) estaba compuesta por los buques antisubmarinos Bingera y Sandra, dos barreminas, seis botes de patrulla del canal y cuatro botes de patrulla auxiliares desarmados.

Aunque se había informado de la presencia probable de al menos un submarino no identificado frente a Sídney por un avión de la RNZAF en los días 26 y 29 de mayo, no se habían tomado medidas específicas contra un ataque submarino.

Lanzamiento de un hidro monoplano «Glen» desde un submarino japonés.

De los dispositivos permanentes antisubmarinos, el cable magnético de detección situado en la parte exterior de la bocana del puerto a aproximadamente 1,5 millas no estaba en funcionamiento y la red antitorpedo situada a 1370 metros de la bocana interior solo estaba parcialmente completada, presentando huecos en ambos extremos.

En un perímetro de 19 kilómetros alrededor del puerto se apagaban todas las luces, pero los talleres de la isla Garden mantenían sus luminarias intensamente encendidas, marcando las siluetas de los barcos fondeados hacia el este.

Ni siquiera la detección de un avión de reconocimiento sobre el puerto a primeras horas del 30 de mayo hizo que se aprestasen las defensas. El hidro “Glen” del teniente Susumo había sido catapultado desde el I-21 a las 03:00 horas, a unas 30 millas náuticas (56 kilómetros) al noreste de Sídney, y a las 04:30 horas sobrevoló las instalaciones del puerto a unos 180 metros de altura, dando dos círculos alrededor del Chicago.

Avión australiano sobrevolando el puerto de Sídney

El oficial de guardia confundió al monoplano japonés con un biplano Curtiss SOC Seagull “procedente de un crucero norteamericano”, y aparte de breves patrullas de cazas de la RAAF, no se tomaron precauciones especiales. El avión de Ito se perdió cuando amerizó en un mar muy movido en las inmediaciones del I-21, pero él y su observador pudieron ser rescatados e informaron de que había “acorazados y cruceros” en Sídney.

Sigue en Mayo de 1942 – Ataque Japonés con mini submarinos en Sídney (II)

  1. Dani says:

    Los australinos gozaron de muy buena fama en el frente de África, pero parece que luego se desfondaron y tomaron una actitud respecto a la guerra muy dejada.

Leave a Reply to Dani Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.