Coninuamos hoy con la incursión de los mini submarinos japoneses al puerto de Sídney en mayo de 1942.

Uno de los mini submarinos del ataque expuesto en el Australian War Memorial

Al anochecer (16:30 horas) del 31 de mayo, a unas 7 millas náuticas (13 kilómetros) al este de la bocana de Sydney, los submarinos de flota japoneses lanzaron sus mini submarinos Tipo A: el Ha 21 (teniente Matsuo Keiyu y Takeshi Omori), desde el I-22, otro sin identificar (subteniente Katsuhisa Ban y Mamoru Ashibe) desde el I-24, y el Ha 14 (teniente Kenshi Chuman Masao Takenaka) desde el I-27.

Para llegar a su objetivo, los mini submarinos debían cubrir una distancia de 20 millas náuticas (37 kilómetros) por aguas fuertemente defendidas; su ataque agitaría el avispero de actividad naval y aérea, eran conscientes de que había una probabilidad muy alta de no regresar. Las dotaciones disponían de excelentes mapas y fotografías del reconocimiento aéreo. Además (quizá como premonición de su reducida expectativa de supervivencia), llevaban raciones para una semana, que incluían cecina de pescado, ciruelas pasas, chocolate y whisky.

Ya con la noche cerrada, los Tipo A tomaron puntos de referencia para su navegación valiéndose de las luces de la bocana del puerto de Sídney, internándose en los accesos de la misma en la oscuridad. Después del ataque, el análisis de los datos del cable magnético señaló que el primer mini submarino en entrar en la zopa portuaria exterior fue el H 14 a eso de las 20:00 horas, aunque su «firma» no se distinguió en su momento de la de otros tráficos de la zona portuaria.

Extremo de la bocana sur del puerto de Sídney

Fue el último golpe de suerte del H 14. A las 20:15 horas, el mini submarino quedó atrapado en la sección occidental de la red antitorpedos, donde fue descubierto por un vigía en un bote de remos. Aunque la reacción fue lenta, el patrullero del canal Yarroma no llegó hasta las 21:30 horas, el teniente Chuman y Takenaka no lograron liberar su nave. A las 22:35, cuando el Yarroma abrió fuego con sus dos ametralladoras Vickers y se preparaba para lanzar sus cuatro cargas de profundidad, Chuman detonó su carga de demolición, destruyendo el H 14 y muriendo ambos tripulantes en el acto.

El Tipo A del teniente Ban había dejado atrás del cable magnético a las 21:48 horas, y trató de cubrir la distancia de 6 millas náuticas (11 kilómetros) hasta el «acorazado» anclado en el fondeadero Man-of-War. A las 22:27 se dio la alarma general en el puerto de Sídney, pero la orden de apagar luces en todos los barcos no llegó hasta las 23:14 horas, y las luces de los muelles no se apagaron hasta las 23:25.

En consecuencia, el puerto estaba todavía iluminado a las 22:57 horas, cuando el Tipo A de Ban emergió a unos 457 metros de la aleta de estribor del Chicago, donde fue descubierto y fijado por uno de los reflectores del crucero. Éste abrió fuego, primero con armas ligeras y luego con sus cañones de 127 mm. Algunos proyectiles cayeron en tierra y dañaron una serie de edificios, aunque no es cierta la leyenda urbana de que cayeron en el zoológico y mataron a un león.

El USS Chicago fondeado en Sídney el 31 de mayo

El Tipo A se sumergió y se alejó hacia la costa norte. El Perkins (con su equipo de sonar defectuoso) efectuó una breve patrulla con las corbetas australianas Geelong y Whyalla, pero recibió órdenes de echar el ancla por parte del capitán H. D. Bode del Chicago, que probablemente creyó que habían destruido al incursor.

En realidad, el Tipo A había escapado intacto, y a las 23:10 emergió de nuevo al noreste de la Isla de Garden, en la que las luces de los muelles iluminaban el amarradero del Chicago. Pero antes de que pudiera disparar sus torpedos fue descubierto de nuevo por el Geelong, que comenzó a dispararle. A las 23:30, cuando las luces de los muelles ya habían sido apagadas, Ban disparó sus dos torpedos. Uno, fallido, impactó en la orilla de la Isla de Garden; el otro no impactó en el Chicago por escasos metros, pasó por debajo del submarino holandés KIX y estalló bajo el casco del viejo trasbordador del puerto, el Kuttabul, que entonces hacía de cuartel naval, matando a 19 hombres e hiriendo a 10.

El torpedo que impacto en la orilla de la Isla de Garden

El Perkins y las corbetas iniciaron de nuevo una intensa búsqueda, pero Ban logró escabullirse una vez más, dirigiéndose a la bocana del puerto. Se especula con que una señal del cable magnético a las 01:58 horas podría haber sido causada por el mini submarino de Ban saliendo del puerto, pero lo que sucedió con él a continuación es un misterio, ya que no se volvieron a tener noticias del mismo.

Nos queda todavía un tercer mini submarino, cuyo sino veremos en la próxima entrada.

Viene de Mayo de 1942 – Ataque Japonés con mini submarinos en Sídney (I)

Sigue en Mayo de 1942 – Ataque Japonés con mini submarinos en Sídney (III)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.