No habrá más retiradas…. Hoy en nuestra Serie GEHM de arengas veremos la que dio el general Montomery al Octavo Ejército a su llegada en agosto de 1942. Por esa época el ejército británico estaba en continua retirada, desmoralizado y sin confianza alguna. Así cogió Monty el toro por los cuernos:

Antes de nada quiero presentarme. Vosotros no me conocéis. Yo no os conozco. Pero estamos obligados a trabajar juntos; por tanto debemos entendernos los unos a los otros, y  debemos confiar los unos en los otros. Llevo aquí solo unas pocas horas. Pero por lo que he visto y oído desde mi llegada estoy listo para decir, aquí y ahora, que yo confío en vosotros. Trabajaremos juntos como un equipo; y juntos volveremos a tener confianza en este gran ejército para avanzar hasta la victoria final en África.

Creo que una de las principales tareas de un jefe es crear lo que yo llamo una atmósfera, y dentro de esa atmósfera, su estado mayor, los mandos subordinados, y las tropas vivirán, trabajarán y combatirán. No me gusta la atmósfera general que he encontrado aquí. Es una atmósfera de duda, de mirar hacia atrás para seleccionar el próximo lugar al que retirarse, de la pérdida de confianza en nuestra habilidad de derrotar a Rommel, de medidas defensivas desesperadas llevadas a cabo por la reserva preparando posiciones en El Cairo y el delta del Nilo. Todo eso se debe terminar. Creémos una nueva atmósfera.

La defensa de Egipto se encuentra aquí en El Alamein y en Ruweisat Ridge. ¿Para qué sirve excavar trincheras en el Delta? Para nada; si perdemos esta posición perdemos Egipto; todas las tropas combatientes del Delta deben venir aquí, y lo harán. Aquí nos quedaremos y aquí lucharemos; no habrá más retiradas. He ordenado qeu todos los planes e instrucciones relativas a ulterires retiradas sean quemados inmediatamente. Nos quedaremos aquí a luchar. Si no podemos hacerlo vivos, lo haremos muertos.

Quiero que le quede claro a todo el mundo que los malos tiempos ya han pasado. Nuevas divisiones procedentes de UK están llegando a Egipto, junto con amplios refuerzos para las divisiones aquí presentes. Tenemos entre 300 y400 nuevos carros Sherman en camino y están siendo descargados en Suez en este mismo momento. La orden de nuestro primer ministro es destruir a las fuerzas del eje en el norte de África; yo lo he visto, escrito en media hoja de papel. Y se hará. si alguien aquí piensa que no se puede hacer, que se vaya ahora mismo; no quiero gente dubitativa en nuestras unidades. Se puede hacer, y se hará, más allá de cualquier atisbo de duda.

Entiendo que se espera el ataque de Rommel en cualquier momento. Excelente. Que ataque. Preferiría que no lo hiciera esta semana, necesito tiempo para poner las cosas a punto. Si disponemos de dos semanas para prepararnos entonces estaremos en buena disposición. Rommel puede atacar tan pronto como quiera después de esa fecha, y espero que lo haga. Mientras tanto, nosotros comenzaremos a planificar una gran ofensiva; será el principio de una campaña que golpeará a Rommel y a su ejército hasta echarlos de África.

Pero primero debermos crear cuerpos de ejército de reserva, móviles y fuertemente reforzados de unidades blindadas, a los que entrenaremos en la retaguardia. Rommel siempre ha dispuesto de una fuerza parecida en su Afrika Korps, y nunca se utiliza para mantener la línea sino que permanece siempre en reserva, disponible para lanzar asaltos a gran escala. En esto reside su poderío. Nosotros crearemos ese mismo tipo de cuerpo, un Panzer Korps británico; consistirá de dos divisiones blindadas y una motorizada; dí órdenes ayer para que comenzara su organización en el Delta.

No tengo intención de lanzar nuestra gran ofensiva hasta que no esté completamente operativo; habrá presión desde numerosos cuarteles generalas para atacar lo más pronto posible; no atacaré hasta que estemos preparados, y podéis estar seguros de eso. Mientras tanto, si Rommel ataca, que lo haga a placer, nosotros continuaremos con nuestros propios preparativos y atacaremos cuando estemos listos, nunca antes.

Quiero deciros que siempre trabajo con el sistema de jefes de estado mayor. He nombrado al Brigadier de Guingand como Jefe de Estado Mayor del Ejército Inglés. Instruiré mis órdenes a través de él. Cualquier cosa que diga deberá entenderse como dicha por mí y será obedecida en el acto. Entiendo que ha habido un montón de lamentaciones  por aquí. Por lamentaciones quiero decir la invención de pobres razones para no hacer lo que a uno le han ordenado que haga. Todo esto debe cesar de inmediato. No toleraré lamentaciones. Si alguien objeta hacer lo que se le ha ordenado, entonces puede marcharse, y de inmediato. Quiero que esto quede muy claro en todo el escalafón del Octavo Ejército. Poco más tengo que decir por el momento. Y algunos de vosotros pensareis que es bastante y puede que os preguntéis si estoy loco. Les aseguro que estoy bastante cuerdo.

Entiendo que hay gente que a menudo piensa que estoy un poco loco; tan a menudo que ahora lo tomo más como un cumplido. Todo loque tengo que decir es que si yo estoy medianamente loco, hay una gran cantidad de gente cuyos nombres podría citar que son entonces unos completos lunáticos. Lo que he hecho es transmitiros la atmósfera en la que  a partir de ahora trabajaremos y lucharemos; debéis ver que esa atmósfera deberá permear a través de todo el Octavo Ejército hasta el más bisoño de sus soldados. Todos los soldados deben saber lo que se pretende de ellos; si lo ven como algo que viene a quedarse surgirá de nuevo la confianza a todo lo largo y ancho del ejército.

Os pido que confiéis en mi y que tengáis fe en que todo lo que he dicho acabará sucediendo. Hay mucho trabajo por hacer. Las órdenes que he dado sobre la anulación de cualquier retirada ulterior significan un cambio trascendental en el estado de nuestras disposiciones; también, debemos comenzar a prepararnos para nuestra gran ofensiva.

La primera cosa que debemos hacer es mover nuestro Cuartel General a un sitio más decente, donde podamos vivir con una comodidad razonable y donde el personal de estado mayor del ejército pueda estar todo junto y hombro con hombro con el Cuartel General de la Desert Air Force.El sitio actual es horrible, deprimente, insano, y punto de encuentro para cada mosca africana; no podremos hacer un buen trabajo aquí. Vayámonos para allá junto al mar donde el ambiente es fresco y saludable. Si los oficiales deben hacer un buen trabajo deben tener instalaciones decentes y estar cómodos. Así que paratamos para el nuevo emplazamiento.

El Jefe de Estado Mayor impartirá órdenes en numerosos ámbitos en breve, y yo estaré siempre disponible para ser consultado por los oficiales de alta graduación del estado mayor. El gran punto a recordar es que vamos a terminar con ese pájaro de Rommel de una vez por todas. Será muy fácil. No hay duda sobre eso. Ese hombre es definitivamente un fastidio. Por tanto lo vamos a machacar hasta acabar con él.

Viene de Grances Arengas Militares (I) – Patton al Tercer Ejército 1944

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>