Hoy retomamos esta Serie GEHM con Hermann Wulf, soldado altamente condecorado que participaría en prácticamente en todos los frentes, siendo parte de la Panzer-Brigade 150 en las Ardenas y acabando su carrera como general en el Bundeswehr.

En 1958, cuando el corpulento Oberstleutnant entró en el aula magna de la academia de oficiales de Hamburgo, los jóvenes cadetes estaban más expectantes de lo que era habitual. Corría el rumor de que el nuevo tutor de su promoción no era un simple veterano de la pasada guerra. En efecto, se trataba de un soldado condecorado con la Cruz de Caballero con Hojas de Roble, el Pasador de Herido en Oro y el Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Oro. Tendrían la oportunidad de aprender de él…..

Nacido en Eichede Schleswig-Hostein el 25 de julio de 1915, el joven Hermann Wulf abandonó su sueño de estudiar medicina e ingresó en el Infanterie-Regiment 6 como oficial cadete. Tras pasar los cursos en la Escuela de Infantería de Döberitz en 1937, consiguió su despacho de alferez (Leutnant). Wulf fue entonces destinado al cuartel general del Infanterie-Regiment 76 (motorizado) y participó en la formación de la 20 Infanterie-Division (motorizada).

Durante la campaña polaca, la división, que formaba parte de la fuerza de 51 divisones de infantería y 6 divisiones blindadas, partió de la frontera alemana en Prusia Occidental, avanzando hacia Konitz y el río Narew. Combatió en Winniza y Brest-Litowsk, cercando una división polaca en Andrzejow. El Oberleutnant (teniente) Wulf fue condecorado con la Cruz de Hierro de Segunda Clase por su actuación como oficial de señales, dándosele el mando de la 9./Infanterie-Regiment 76 (motorizado) para la campaña en el Oeste. Con las rápidas victorias en Holanda y Bélgica, Wulf participó en los combates contra franceses y británicos formando parte del Panzergruppe von Kleist en Dunkerque y posteriormente, contras las líneas Weygard y Maginot. Por su desempeño en la campaña, Wulf recibió la Cruz de Hierro de Primera Clase. Tras la capitulación, la división permaneció en Francia realizando tareas de ocupación. Luego, la división formaría parte de la reserva operacional para la campaña balcánica.

En los meses siguientes del traslado de la división al este, hubo un intenso periodo de entrenamiento. Se llevaron a cabo ejercicios con SPW (Schützenpanzerwagen), con fuego real, y sesiones teóricas. Todo el mundo tenía claro que se estaba cociendo algo y que ocurriría pronto. El 22 de junio de 1941 comenzó la Operación Barbarroja. La 20 Infanterie-Division combatió con gran éxito en las bolsas de Bialystock y Minsk, a las que siguieron las ofensivas sobre Smolensko, Witebsk y Leningrado. En el otoño de 1941 en el sector norte del frente del este, por las acciones llevadas a cabo por Herman Wulf y sus hombres para salvar a un batallón del regimiento que se hallaba en aprietos, éste recibió la Cruz de Caballero (13 de octubre).

Recibió entonces el mando del III./Infanterie-Regiment 76 (motirizado). El 13 de enero de 1942, Wulf fue herido en el frente del Voljov y evacuado a Alemania, donde estuvo convaleciente durante un largo periodo de tiempo. El capitán (Hauptmann) Wulf no regresó al frente hasta el mes de abril de 1943, reincorporándose a su división, transformada ahora en la 20 Panzergrenadier-Division. Tomó el mando del III./Panzergrenadier-Regiment 76 y participó en la ofensiva alemana de verano, Operación Ciudadela, que intentaba eliminar el saliente de Kursk.

Tras algunos éxitos iniciales, la ofensiva se estancó. La infantería mecanizada de Wulf fue trasladada a Orel como parte del dispositivo defensivo, como parte del esfuerzo que estaban haciendo los alemanes para detener la contraofensiva soviética desencadenada en ese sector. Pese a ser herido de nuevo, Wulf se quedó con sus hombres.

Con 28 años ascendido a Comandante (Major) el 1 de septembre de 1943. En esa época Wulf había conseguido ya el Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Plata. En los combates que tuvieron lugar alrededor de Kiev y Winniza, acumuló incluso más días computables cuerpo a cuerpo. A principios de 1944, cuando el 1 Panzer-Armee del general Hube fue flanqueado por grandes fuerzas soviéticas en Kamenez-Podolsk en el río Dniester y finalmente cercado, se temió que se produjera un segundo Stalingrado. A pesar de la dificil situación táctica, de la superioridad aérea soviética y de la confusa situación, las formaciones alemanas cercadas no se detuvieron evitando que las fijaran en posiciones defensivas. Finalmente, en abril de 1944, lograron tomar contacto con las unidades alemanas del frente.

El capitán Wulf había demostrado su pericia durante las operaciones defensivas y la retirada, fruto de las cuales recibió las Hojas de Roble el 3 de julio de 1944. Durante ese tiempo, también le computaron los 50 días de combate cuerpo a cuerpo – teniendo en cuenta la agotadora guerra de movimientos del infante mecanizado, la destrucción de vehículos blindados, combates casa por casa y el apoyo a blindados propios – por lo que recibió también el Pasador de Combate Cuerpo a Cuerpo en Oro. Además, cumplió las expectativas qeu se habían puesto en él como jefe de batallón en los combates que hubo en Lvov, Strumilovka y Baranov. En Noviembre de 1944, fue ascendido a Oberstleutnant (Teniente Coronel). De acuerdo con su propio deseo, se convirtió en el jefe de un kampfgruppe en la Panzer-Brigade 150.

Esta formación, que fue activada bajo el mayor de los secretos y comandada por el Obersturmbannführer Otto Skorzeny, el liberador de Mussolini, tenía la misión de realizar sabotajes y operaciones de reconocimiento en la ofensiva de las Ardenas en Bélgica. Algunas de las misiones se debían llevar a cabo utilizando uniformes y equipo capturado al enemigo. Se componía de 500 voluntarios de las Waffen SS, 800 Fallschirmjäger de la Luftwaffe y 1200 del Heer. Además, había destacamentos especiales de soldados que hablaban inglés.

Los vitales puentes sobre el Mosa constituían los objetivos de estos elementos. Debido a que solo podían disponer de unos pocos vehículos norteamericanos capturados, 22 Panthers y cañones de asalto, entre otros vehículos, fueron modificados con planchas de madera y pintados con el esqueña de color de los vehículos blindados del ejército norteamericano. De acuerdo con las órdenes, debían constituir la vanguardia de las fuerzas alemanas al comienzo de la ofensiva. Las operaciones especiales de la brigada «blindada» solo obtuvieron resultados mediocres. El Oberstleutnant Wulf tuvo que incorporar su kampfgruppe rápidamente a una división de las SS que se encontraba en apuros.

A principios de 1945, el Oberstleutnant Wulf fue encomendado con el mando del regimiento de infantería mecanizada de la Führer-Begleit-Division, que estaba al mando del general Remer. Ya cercano el final, combatiendo en Pomerania y a lo largo del río Oder, Wulf fue herido de nuevo. El 3 de mayo de 1945, fue capturado por los soviéticos. A pesar del gran riesgo que suponía, Wulf se fugó el campo provisional de prisioneros en el que se hallaba en octubre de ese mismo año.

General del Bundeswehr

Después de la guerra, Wulf montó un negocio de importanción de bienes del lejano Oriente en Hamburgo, que resultó ser un fracaso. Entonces se dedicó al peligroso oficio de buzo en el bombardeado puerto de Hamburgo, recuperando municiones y artefactos explosivos sin detonar y barcos hundidos. Aunque tenía ya 35 años, Wulf se valió de ese trabajó para pagarse los estudios de medicina, que finalizó, convirtiéndose en un facultativo en el Hospital Universitario de Eppendorf.

El renacimiento de las fuerzas armadas alemanas en 1955 se reveló irresistible para el antiguo oficial, y a pesar de la tranquila posición que tenía en la universidad, ingresó en el nuevo ejército alemán el 1 de marzo de 1956 como Teniente Coronel. Tras desempeñar un puesto docente en la Academia de Oficiales de Hamburgo, se convirtió en el director de la escuela en 1965, cuando fue ascendido a general de brigada (Brigadegeneral). Pasó a la reserva en 1972 y murió el 19 de mayo de 1990.

Sigue en Cruz de Caballero – Alfons Bialetzki

Más bios en la Serie GEHM Cruz de Caballero

  1. dani says:

    Cuando cambia de destino se dice que toma el mando; ¿podíais explicarlo un poco? Es que por ejemplo III./Infanterie-Regiment 76 entiendo que es el tercer batallón del regimiento 76, pero lo habría mandado como capitán. ¿Es eso correcto?

  2. Hugo A Cañete says:

    Hola Dani, son las cosas de intentar resumir. Con el grado de capitán le asignan el mando provisional el batallón, supongo que por la cantidad de bajas que estaría teniendo. Luego, durante su convalecencia, que es muy larga, más de un año, a Wulf se le da el mando del batallón de reemplazo de la división. Cuando se reincorpora a su antigua unidad, ésta había cambiado y se había transformado en una división panzergrenadier, así que concurren dos cosas que dejaba el batallón de reemplazo y que su antiguo III batallón era ahora una unidad distinta (había pasado de infantería motorizada a panzergrenadier).

    saludos

  3. Falto suerte, no valor says:

    Hola amigos, que grande el soldado Wulf. ¿Se puede tener una vida más intensa?, ¿Cuántos camaradas y amigos vería morir? ¿Cuántos enemigos caerían bajo su fuego? La guerra es un desastre, pero me crea cierta admiración este auténtico superviviente.
    Su deseo era ser médico, salvar vidas, y se convirtió en un profesional de lo contrario. Un hombre que se licenció en medicica debía ser bastante inteligente….»La suerte favorece a los mejor preparados»

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.