Con  la llegada del siglo XVII y la Guerra de los Treinta Años, la artillería fue cobrando importancia paulatinamente, convirtiéndose en un elemento clave para desposeer al escuadrón del papel clave que hasta entonces venía desempeñando en los campos de batalla.

La artillería había venido siendo desde finales de la Edad Media un arma indispensable en cualquier ejército para la expugnación de fortalezas y plazas. Su uso permitía la demolición de lienzos de muralla, baluartes o medias lunas; creando brechas por las que pudiera penetrar la infantería.

También era frecuente desplegarla en batallas campales, aunque con resultados desiguales, debido a su imprecisión y escasa potencia de fuego. Los soldados de los Tercios no se tomaban en serio a la artillería en campo abierto, apodando a los cañones espantabellacos, más adecuados para asustar a necios y bisoños que para ser un elemento decisivo en el desenlace final del encuentro.

Sin embargo, en el primer tercio del siglo XVII la situación empezó a cambiar: el viejo equilibrio de armas sobre el campo de batalla estaba a punto de romperse: El cañón comenzaba a mostrarse un arma eficaz contra los compactos cuadros de picas. Durante mucho tiempo la fortaleza del escuadrón se había  fundamentado en cerrar filas y aguantar hombro con hombro los embates de la caballería, de las mangas de mosqueteros y arcabuceros o de otra formación de picas.

Pero ahora el cañón, disparado contra el cuadro, abría con su metralla grandes huecos, mutilando y matando a todos los desdichados que encontraba en su camino. Dice Bernardino de Mendoza con relación a la pólvora en su obra Teoría y Práctica de Guerra: la artillería, mosquetes y arcabuces […] rompe y abre los escuadrones y batallones deshaciéndolos y así la mayor parte de victorias que se ganan en estos tiempos es habiéndose conseguido con la artillería o presteza de la arcabucería por las vivas rociadas, desordenando los escuadrones del enemigo de suerte que los ponen en rota y deshechos[…]

Para mitigar esta amenaza, se podían espaciar más las columnas de piqueros y así reducir los efectos de la metralla. Sin embargo, esta nueva disposición más abierta proporcionaba a la caballería la oportunidad de la que había carecido durante más de un siglo: arremeter contra el escuadrón. La combinación de artillería y caballería empezaba a ser determinante en las batallas, y ni con una ni con otra prestó España especial cuidado, como se tuvo ocasión de contemplar en Rocroi.

El personal encargado del manejo de los cañones, los artilleros, formaba un colectivo aparte en el ejército. Su naturaleza era gremial y su desempeño más propio de especialistas técnicos que de soldados, teniendo una consideración inferior a la del milite.

La organización gremial de los cuerpos de artillería presentaba en sí misma un grave problema, ya que los maestros tenían su manera de trabajar y monopolizaban el conocimiento para sí y sus descendientes, lo que daba como resultado una gran variedad de piezas y calibres, con sus municiones específicas.

Alboreando el siglo XVII los teóricos empezaron a tener conciencia de este problema, tal es el caso del gran tratadista español de artillería Cristóbal Lechuga, comenzando así una labor lenta y paulatina de estandarización y racionalización de piezas y municiones. En la próxima entrada veremos tipología y tácticas de la artillería de la época.

Si te gustó, te puede interesar Tercios de España – Arcabuceros a Caballo y Dragones

Aprovecho el hilo del artículo para adelantaros que en unos días estará disponible mi nuevo libro LOS TERCIOS EN AMÉRICA – LA JORNADA DEL BRASIL. SALVADOR DE BAHÍA 1624-1625

También te puede interesar:

LOS TERCIOS EN EL MEDITERRÁNEO – LOS SITIOS DE CASTELNUOVO Y MALTA

Tercios en el Mediterráneo Portada Completa def para Web

LA GUERRA DE FRISIA: LAS CAMPAÑAS DEL CORONEL VERDUGO EN EL NORTE DE FLANDES 1579-1594


LOS TERCIOS DE FLANDES EN ALEMANIA: LA GUERRA DEL PALATINADO (1620-23).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.