La batalla de Poltava, librada el 8 de julio de 1709 marcó el fin de Suecia como gran potencia militar y el surgimiento de Rusia.

En el siglo XVIII los estados pequeños podían jugar un papel principal en la política europea si gestionaban de modo adecuado sus recursos. Los ejércitos de este periodo eran pequeños –con una de media de 40.000 efectivos- y una fuerza de este tamaño estaba al alcance de algunas potencias menores. Suecia y Prusia son buenos ejemplos de ello.

En el reinado de su gran rey e innovador militar Gustavo Adolfo, Suecia jugó un papel hegemónico durante algunas fases de la Guerra de los Treinta Años (1618-1648). Aunque Gustavo Adolfo cayó en la batalla de Lutzen en 1632, Suecia continuó jugando sus bazas en la guerra alemana y en 1648 obtuvo Pomerania occidental y los antiguos obispados de Bremen y Verden en el mar Báltico.

Con posterioridad se sucedieron una serie de guerras en las que los gobernantes de Polonia y Suecia reclamaron para sí el reino del contrario, pero Suecia consiguió finalmente apoderarse de la mayor parte de la región báltica. El último esfuerzo sueco llegó en el reinado de Carlos XII. Conocido como el «Alejandro del Norte» o el «Loco del Norte», subió al trono en 1697 a la edad de 15 años tras la muerte de su padre.

Carlos XII

Rusia, Polonia y Dinamarca formaron entonces la Unión del Norte, una alianza que buscaba aprovecharse de la inexperiencia de Carlos y poner fin al dominio sueco del Báltico sur. Sin esperar a ser atacado, Carlos invadió a la potencia más débil de entre las aliadas: Dinamarca. Con ello dio comienzo a la Gran Guerra del Norte (1700-1721).

Tras forzar a los daneses a firmar la paz en agosto, Carlos XII giró su atención a Rusia. Desembarcó en Livonia con solo 8.000 hombres para levantar el sitio que los rusos tenían puesto a Riga pero por el camino se enteró de que una fuerza de 40.000 rusos sitiaba también Narva. Carlos se precipitó contra los del sitio de Narva, ajenos a su llegada, en mitad de una tormenta de nieve el 30 de noviembre de 1700 y los derrotó completamente.

Pedro I el Grande

Los rusos sufrieron 10.000 bajas entre muertos y heridos –más que todos los efectivos del ejército de Carlos- y el resto fueron dispersados. El zar ruso Pedro I El Grande aprendió de este modo una dura lección respecto a la necesidad de modernizar a su ejército. Por fortuna para Pedro, Carlos pasó los ocho años siguientes guerreando en Polonia, lo que dio tiempo al zar de traer expertos militares de Europa occidental para que reformasen sus fuerzas armadas.

En 1706 Carlos trató de proponer su propio pretendiente al trono polaco y forzó a aquel país a romper su alianza con Rusia. Tras rechazar las propuestas de paz de Pedro, Carlos partió de Sajonia el 22 de agosto de 1707 y marchó hacia el este. Se adentró en territorio polaco a mediados de septiembre. Los suecos esperaron a que el río Vístula se congelase y lo cruzaron el 1 de enero de 1708.

Carlos invadió rusia desde Polonia con una fuerza bien equipada de entre 36.000 y 44.000 hombres, divididos a partes iguales entre caballería e infantería. Esperaba tomar Moscú en última instancia. A finales de enero tomó Grodno, después de que Pedro la abandonase, pero a continuación se detuvo en Minsk a esperar la llegada de la primavera.

Batalla de Lesnaya

Entonces el ejército sueco cruzó el río Berezina a finales de junio y derrotó a un ejército ruso superior en Holowczyn (Golovichin) el 14 de julio. Los suecos llegaron al río Dniéper cinco días más tarde, el 19 de julio. Pedro había adoptado una táctica de tierra quemada que denegaba a los suecos las tan necesitadas provisiones. Los rusos comenzaron a atacar también las alargadas líneas de comunicaciones suecas.

Así que Carlos se vio obligado a adoptar una estrategia meridional, así que se dirigió al sur y entabló una alianza con los cosacos ucranianos de Hetman Ivan Mazeppa. A continuación, Carlos pensaba dirigirse a Moscú desde Ucrania. Este plan se fue al traste cuando Mazeppa fue derrocado en octubre, y un cuerpo de socorro sueco de 11.000 hombres que venía desde Livonia a las órdenes del general Adam Loewenhaupt fue derrotado en Lesnaya (Lyasnaya, Bielorrusia) en los días 9 y 10 de octubre de 1708.

Sigue en La batalla de Poltava (1708) – Carlos XII contra Pedro I (II)

 

 

  1. Dani says:

    Esta guerra fue en gran medida contemporanea de la guerra de Sucesión Española. Andaba toda Europa en guerra.
    Otro país pequeño que a base de gastar mucho en ejércitos jugaba un papel desproporcionado a su tamaño era Saboya.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.