Uno de los que contestó a la carta que citábamos en la entrada anterior fue el General de Caballería Fitzhugh Lee, de quien el mismísimo J.E.B. Stuart llegó a decir que era <<uno de los mejores jefes de caballería del continente. >> Además de militar, a lo largo de su vida fue 40 Gobernador de Virginia, y diplomático; y después de la guerra, dedicó gran parte de sus esfuerzos a reconciliar las dos mitades de la nación.

El General Fitzhugh Lee, durante la guerra.

Estas fueron sus respuestas:

Con respecto a los puntos primero y segundo, enumeró 4 razones por las que se llevó a cabo la invasión del norte:

–          Lanzar un ataque contra el ejército federal en Virginia era sumamente difícil y era muy dudoso el resultado, dado que estaba bien posicionado y frente a un campo de batalla de su elección, era mejor llevarlo a combatir en otro sitio.

–          En ese momento se concedió gran importancia a la idea de obligar al ejército federal a alejarse de la capital confederada (se hallaba al norte del Rappahanock, no lejos de Richmond).

–          El convencimiento de que una victoria en el norte, en los estados de Maryland o Pennsylvania, hubiera permitido acercar a la población de estos estados a la confederación, con la consiguiente ganancia en recursos humanos y económicos, esto sin olvidar que seguramente dicha victoria hubiera sido clave para la conquista de Washington -<<un premio cuyo efecto moral no puede sobreestimarse.>>- Fitzhugh Lee añade que considera que la intención de Lee era atacar al ejército federal en el lugar más favorable, sin embargo la ausencia de la caballería (a la que J.E.B. Stuart se había llevado a ejecutar un ambicioso movimiento de rodeo del ejército federal, pasando entre este y Washington [debemos añadir que Fitzhugh Lee participó en dicho raid, y no llegó a Gettysburgh hasta la noche del 2 de julio – 2º día de batalla[) impidió localizar al ejército federal en una posición favorable y provocó que finalmente tuviera lugar una batalla de encuentro.

 

Posiciones y movimientos aproximados de ambos ejércitos, incluyendo la caballería de Stuart.

–          Y en cuarto lugar, el alivio que hubiera supuesto para Virginia la retirada del ejército federal, y para el servicio de abastecimientos del sur la entrada del ejército confederado en los estados del norte. (Ambos ejércitos eran algo así como una plaga de langostas para las economías locales).

 

Con respecto al tercer punto, referente a la falta de coordinación, Fitzhugh Lee se mostró totalmente de acuerdo con el autor de la carta, y criticó duramente los diversos grados de puntualidad y eficacia con la que los diversos jefes actuaron durante la batalla.

Con respecto al 4º y al 5º puntos, nuestro protagonista empieza citando el informe oficial del propio Lee: <<El resultado de las operaciones de esta jornada (el 2 de julio) llevó a pensar que con la debida coordinación y con el apoyo incrementado que la posición ganada en el ala derecha permitiría que la artillería proporcionara a las columnas atacantes, deberíamos finalmente tener éxito, y en consecuencia se determinó continuar el ataque (el 3 de julio). >>

 

Gobernador, diplomático y nuevamente militar. Fitzhugh Lee después de la guerra.

            La argumentación de Fitzhugh Lee sobre estos dos últimos puntos continua hablando de que el punto atacado estaba muy bien seleccionado, pues era la clave de bóveda de toda la posición federal, y que su tío se basó en gran parte en la capacidad de lucha de sus soldados a la hora de lanzar el asalto; sin embargo acaba reconociendo su íntima convicción de que, tras el 2 de julio, ningún asalto era capaz de tomar la posición federal.

Con respecto a la posibilidad de rodear el flanco izquierdo federal hacia el sur, que consta en el punto 4º, Fitzhugh Lee consideró que aquella maniobra, tan cerca de una fuerza superior en número, hubiera sido muy peligrosa, ya que habría dado al ejército federal la posibilidad de lanzar un asalto devastador contra las columnas en marcha, precisamente en el mismo sitio, pero en sentido inverso, de donde tuvo lugar la carga de Pickett.

J.E.B. Stuart, jefe de la caballería de Lee y, según su antiguo subordinado, uno de los responsables de la derrota.

            Finalmente, establece tres razones por las que, a su entender, se perdió la batalla: 1ª, la ausencia de la caballería de Stuart (de la que el mismo formaba parte); 2ª, que Ewell no ocupó las colinas al sur de Gettysburgh tras derrotar a los federales al norte de la localidad el 1 de julio (se refiere, evidentemente, a Culp´s Hill y a Cemetery Hill); y 3ª, el retraso en los ataques lanzados el 2 de julio.

 

Son consideraciones interesantes, que, como veremos más adelante, no todos compartieron en su momento.

Leave a Reply to Javier Veramendi B Cancel Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.