La primera de las tres unidades de la División de Pickett a la que vamos a referirnos es la Brigada de Garnett, formada por cinco regimientos: 8.º, 18.º, 19.º, 28.º y 56.º, todos ellos de Virginia, como el resto de la división.

No parecen existir fotos de Richard B. Garnett, y esta fotografía, con la que a menudo se le ha identificado, podría ser, en realidad, de su hermano.

Richard B. Garnett (al que no hay que confundir con su primo Robert S. Garnett), se había graduado en West Point en 1841 con el 29.º puesto de los 52 cadetes de aquel año, un resultado que no era demasiado brillante y que probablemente influyó en sus primeros años de carrera, ya que si bien sirvió con eficacia en las guerras indias, especialmente contras los Seminolas y como comandante en jefe del puesto de Fort Laramie, cuando estalló la Guerra Civil no había pasado del puesto de capitán; una situación en la que también tuvo bastante que ver el hecho de que no participara en la Guerra de México, donde adquirirían su relevancia muchos de los principales líderes militares de la contienda de 1861-65.

Al estallar la guerra se encontraba en California, donde decidió abandonar su puesto en el Ejército de la Unión para ponerse al servicio de Virginia, su estado nativo. Primero fue nombrado comandante de artillería, luego teniente coronel al mando de la Legión Georgiana de Cobb y finalmente general de brigada, rango con el que pasó a comandar una de las unidades más famosas del Ejército confederado: la Brigada Stonewall. Sin embargo, su suerte duró poco ya que, durante la batalla de Kernstown (23 de marzo de 1862), encontrándose enfrentado a una fuerza unionista muy superior en número, casi sin munición y rodeado por tres flancos, tuvo que ordenar la retirada de sus tropas sin estar autorizado para ello. Nada más enterarse de la circunstancia, Jackson, que era su jefe de división, ordenó que fuera arrestado y acusado de desobediencia y cobardía; cargos que sostuvo a pesar de que todos los coroneles de la brigada habían apoyado a Garnett por escrito.

Batalla de Kernstown. Atacado de flanco y de frente, Garnett tuvo que ordenar la retirada.

Dados los constantes combates de aquel año de 1862, el consejo de guerra no pudo celebrarse, pero como, evidentemente, Garnett no podía volver al mando de su unidad, Lee decidió trasladarlo al puesto de comandante en jefe de la Brigada de Pickett nada más ser ascendido este al puesto de jefe de división. Bajo su mando, la brigada combatió en Antietam encuadrada en la División de Jones, quien moriría a primeros de 1863 a causa de un ataque cardíaco, pero para entonces la división ya tenía nuevo jefe: el propio George Pickett. Este era un hombre nervioso del que Lee no se fiaba, por eso fue enviado, con sus tropas, a defender Richmond de un posible ataque procedente del sur del río James, y Garnett no volvería a entrar en combate hasta el tercer día de Gettysburg.

Hacia el muro de piedra.

Para entonces, Stonewall Jackson estaba muerto pero el consejo de guerra seguía pendiente y Garnett quería demostrar que era un buen soldado, valiente y decidido, a pesar de que las perspectivas no eran buenas y de que él mismo se encontraba herido. Poco antes de la batalla, el general de brigada Cadmus Wilcox, que había combatido bajo Cemetery Ridge el día anterior, le dijo que consideraba imposible tomar la posición, y que él mismo había perdido entre 400 y 500 hombres intentándolo; además, Garnett tendría que cargar montado en vez de a pie, ya que había sido coceado el día anterior –las versiones van desde una mula a un fiero purasangre– y no podía caminar. La última vez que se le vio estaba en lo más denso del combate, montado sobre Red Eye, su caballo, cuando una bala lo derribó. Nunca se encontró su cadáver.

Bandera del 8.º de Virginia. Como se puede ver, las batallas se interrumpen después de Sharpsburg (Antietam).

De los valientes virginianos que lo siguieron al combate, el 8.º Regimiento sufrió 178 bajas (de 193 hombres), entre ellas su coronel, Eppa Hunton, herido en la pierna; el 18.º sufrió 245 (de 312), perdiendo también a su jefe, el teniente coronel Henry Alexander Carrington, herido y capturado; el 19.º perdió 151 (de 328), y también a su jefe, el coronel Henry Gantt, que recibió un disparo en la cara y perdió todos sus dientes; el 28.º deploró 182 bajas (de los 333 que partieron al combate), muriendo su jefe el coronel Robert Clotworthy Allen y, finalmente, el 56.º se dejó 189 efectivos en el campo de batalla (de 289), entre ellos también a su jefe, el coronel William Dabney Stuart, quien volvería a casa con una herida en el brazo que le provocaría la muerte a finales de mes.

  1. Dani says:

    Yo tenía entendido que los sureños procuraban que sus brigadas tuvieran un tamaño más cercano al reglamentario añadiendo más regimientos y refundiendo los regimientos que quedaban demasiado faltos de soldados. Pero veo que eso no era así o no siempre.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.