Muchos fueron los acontecimientos que llevaron a la Guerra de Secesión de los Estados Unidos: exceso y a la vez falta de voluntad política por llegar a un entendimiento, actuaciones por la vía de los hechos, falta de decisión de los responsables políticos, amateurismo en lo militar, lo imprevisible de la situación, la agitación provocada –a favor o en contra– por la prensa… todos ellos los estamos concentrando en un solo punto de la costa estadounidense, el fuerte Sumter, frente a Charleston, Carolina del Sur. Durante los pasados meses de julio y agosto narramos los acontecimientos que se desarrollaron antes de la llegada al poder de Abraham Lincoln, a quien podríamos acusar incluso (se hizo) de haber provocado la secesión de los estados del Sur. Terminábamos nuestra última entrada con este momento crucial: el 4 de marzo de 1861, Abraham Lincoln se convirtió en el decimosexto presidente de los Estados Unidos de América y el tablero de juego cambió por completo.

Resultado de imagen de Abraham lincoln

Abraham Lincoln

El mismo día en que pronunciaba su discurso inaugural, llegó un mensaje del comandante Anderson indicando que les quedaban provisiones para un mes, cuarenta días si las racionaban. En esta ocasión la nueva administración no iba a disfrutar de tregua alguna. “Confieso –dijo Lincoln– que no deseo arriesgar mi reputación intentando enviar refuerzos a este puerto […] con una fuerza inferior a veinte mil hombres”. El problema es que el Ejército de Tierra de los Estados Unidos ascendía tan solo a dieciséis mil efectivos, su Marina estaba dispersa por el mundo y su oficialidad estaba siendo sometía a la constante sangría de quienes abandonaban las Fuerzas Armadas para dirigirse al sur.

Así, Lincoln también se lo tomó con calma y esperó cinco días antes de someter la cuestión a su nuevo gabinete: “Asumiendo que fuera posible aprovisionar fuerte Sumter. ¿Sería recomendable intentarlo?” Era una pregunta directa, ¿empezaba a notarse el cambio de estilo en la presidencia?… en parte. Concedió a sus “ministros” una semana para que hicieran las consultas pertinentes antes de contestar la pregunta, por escrito.

Resultado de imagen de US Army 1850

Soldados estadounidenses, miembros de una fuerza muy poco preparada en 1861

Para William Seward, secretario de Estado, aquel no era el momento de utilizar la fuerza, y recomendó prudencia. Salmon Chase, del Tesoro, fue bastante inconcluyente ya que recomendó reaprovisionar el fuerte si la medida servía para mantener la paz, si significaba la guerra y un aumento del presupuesto, entonces se posicionaría en contra. ¿Qué dijo el nuevo secretario de Guerra? “No puedo recomendarlo”, fue la escueta respuesta de Simon Cameron, “el país no obtendrá de ello ningún beneficio práctico”. Para Caleb Smith, de Interior, la respuesta también fue no, y se extendió indicando que si bien el abandono del fuerte causaría sorpresa y consternación, al final la situación podría ser “explicada y comprendida” por la población. Igualmente, se posicionaron en contra tanto Edward Bates, fiscal general, como Gideon Welles, secretario de Estado para la Marina.

Resultado de imagen de montgomery blair

Montgomery Blair

Solo un miembro del Gobierno se manifestó a favor de enviar refuerzos y provisiones a fuerte Sumter: Montgomery Blair, a la sazón director general de Correos y, accesoriamente, cuñado de Gustavus Vasa Fox, el hombre que había pergeñado el fracasado plan del Star of the West.

No podemos desdeñar la importancia de estos dos personajes en lo que narraremos en las próximas entradas, pero por ahora, por mucho que hubiera cambiado el tablero, el juego parecía ser exactamente el mismo.

  1. Dani says:

    uffffffffffff, esta novela por entregas se pone interesante.
    Desde luego no buscó unos ministros que quisieran la guerra precisamente.
    Y eso de no aumentar el presupuesto…………… Como si las guerras fueran gratis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.